http://www.fides.org

Especial

2004-12-07

EUROPA/POLONIA - 150° aniversario del dogma de la Inmaculada Concepción - "Mirando a Maria quedamos admirados frente a lo que puede hacer el amor de Dios cuando no encuentra obstáculos en el hombre": desde el Santuario de Jasna Gora en Czestochowa (Polonia)

Czestochowa (Agencia Fides) - "El año jubilar de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción de Maria nos recuerda su permanente actualidad. Para comprender la Inmaculada Concepción en su profundo origen, tenemos que considerar el proyecto del Creador que quiso 'que nosotros fuéramos santos e inmaculados en su presencia'. El pecado del hombre destruyó su plan. Maria ha realizado en plenitud este primordial diseño de Dios, Ella es, desde su creación, sin pecado original. Contemplando su santidad, debemos dirigirnos hacia "Aquel que ha hecho en Ella grandes cosas". Maria, la obra maestra del Creador, la más bella de todas las criaturas, nos invita a alabar al omnipotente. Mirando a Maria quedamos admirados frente a lo que puede hacer el amor de Dios cuando no encuentra obstáculos en el hombre. Maria es la toda santa. Es la Inmaculada Concepción en cuanto que es la Madre de Dios. En Ella triunfa la gracia de Dios y nos conduce a Jesús, la única fuente de todas las gracias.
La Inmaculada Concepción no se refiere sólo al hecho de que Maria no tenga pecado original, sino también que el Espíritu Santo la llena y habita en Ella. Invocando a Maria en nuestra vida, invocamos al mismo tiempo el Espíritu Santo que está en Ella y que nos hace santos a imagen de Maria. Nuestro abandono en manos de Maria es en realidad, un abandono en el Espíritu Santo y en su acción trasformadora.
Imitar a Maria es vivir en el estado de gracia santificante. Amarla es invitarla en nuestra vida porque Ella nos ayuda a vencer nuestras pasiones, nuestros pecados y la mala influencia del mundo en nuestra vida. Por su mediación nosotros recibimos gracias especiales. Con ella podemos vencer y avanzar cada vez más hacia Jesús. Ella nos ayuda a soportar con paciencia los sufrimientos, las contradicciones de nuestra vida y también a alabar a Dios aún en medio de las tribulaciones.
Maria, a pesar de que fue preservada del pecado original, es solidaria con nosotros en nuestros sufrimientos y en nuestras luchas contra el mal.
Maria está indisolublemente unida a Jesús, y quiere que también nosotros tengamos la misma unión con Él. Nos conduce a la Eucaristía, porque en este sacramento nos unimos perfectamente a Él. La Eucaristía nos ayuda a descubrir la profundidad de la misericordia de Dios, que viene a salvarnos. Maria nos ayuda a rezar como los Apóstoles en el Cenáculo.
En Polonia el 150° aniversario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción se celebra en forma particularmente solemne en Niepokalanow, al Santuario de la Inmaculada Concepción fundado por San Maximiliano Maria Kolbe. En octubre pasado tuvo lugar en aquel lugar un Simposio Mariológico sobre el tema "El Misterio de la Inmaculada Concepción y la vida cristiana". También la Milicia de la Inmaculada, fundada por el p. Kolbe, ha celebrado este año de la Inmaculada. Un año que ha sido rico en reflexiones teológicas y oraciones que han tenido lugar, además de en nuestro Santuario nacional en Czestochowa, en otros muchos lugares de Polonia." Sor Anna Siudak, FMM (Agencia Fides 7/12/2004 - Líneas: 40 Palabras: 554)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network