EUROPA/ESPAÑA - Una cruz conmemora el martirio del padre Ignazio Azevedo y de sus compañeros misioneros

sábado, 22 noviembre 2014

La Palma (Agencia Fides) - En el extremo sur de la isla de La Palma, en las Islas Canarias, se ha colocado recientemente una gran cruz para conmemorar el asesinato del jesuita Ignacio Azevedo y sus 39 compañeros, que ocurrió el 15 de julio de 1570, mientras estaban de camino a Brasil impulsados por el deseo de dedicarse a la evangelización de los pueblos.
Ignacio de Azevedo nació en Portugal en 1527 en una familia noble, entró en los jesuitas de Coimbra. En 1566 fue enviado en calidad de visitante en la misión de Brasil, donde los jesuitas habían establecido algunas casas. Después de tres años de estancia en las misiones en Brasil, regresó a Roma para informar de la situación y pedir al Superior General que enviase nuevos y muchos misioneros. Obtuvo el permiso de recoger en Portugal y España a los religiosos más adecuados para zarpar con ellos. En junio de 1570, el barco en el que viajaban a Brasil con un grupo de jesuitas se vio obligado a parar en las Islas Canarias por falta de viento. Allí fue atacada por cinco naves corsarias, lideradas por los hugonotes, que exterminaron a los jesuitas, masacrándolos con espadas y lanzas, y luego arrojándolos al mar, muertos o moribundos. Todos ellos fueron venerados como mártires en Brasil y en sus países de origen, Portugal y España.
El Papa Pío IX los proclamó beatos en 1854.
Según la información recibida en la Agencia Fides desde la Curia de los Jesuitas, la cruz en basalto colocada en memoria del martirio mira hacia el mar desde un punto cercano al faro de Fuencaliente. A unos doscientos metros de la costa, otras cuarenta cruces reposan también desde hace quince años en el fondo del mar. En la isla el recuerdo de Ignacio Azevedo y sus compañeros sigue vivo. (SL) (Agencia Fides 22/11/2014)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network