http://www.fides.org

News

2014-05-15

AFRICA/LIBIA - “Bloqueando los visados, Europa pone a los inmigrantes en las manos de los traficantes”, dice el padre Zerai

Trípoli (Agencia Fides) - “Hay por lo menos dos factores que explican el aumento del número de personas que tratan de cruzar el Mediterráneo con los barcos de los contrabandistas”, explica a Fides Don Mussie Zerai Yosief , Presidente de la Agencia Habeshia para la Cooperación y el Desarrollo.
“En primer lugar, las autoridades locales de Sudán están haciendo redadas de inmigrantes ilegales en Khartoum y otras ciudades. Son sobre todo etíopes y eritreos, que son enviados de vuelta a sus países, donde son objeto de persecución. La inseguridad en la que viven estas personas se convierte en un impulso para llegar a Europa”.
“Todos los días - añade el padre Zerai – en los campos de refugiados sudaneses son secuestradas muchas personas para ser vendidos en el Sinaí. Otros son secuestrados en la frontera entre Sudán, Libia y Egipto, un verdadero triángulo maldito, donde hay contenedores en los que se encuentran detenidos a los rehenes. Los secuestradores inicialmente se ponen en contacto con las familias de los secuestrados para pedir rescate. Si la familia no puede pagar, los rehenes se venden a otros traficantes que los transportan a Egipto, donde son utilizados como esclavos en la agricultura y la construcción. Otros están involucrados en el tráfico por la fuerza de las armas y de las drogas, y otros se convierten en víctimas del tráfico de órganos”.
Lo mismo - continúa el padre Zerai - sucede en Libia, donde los migrantes son constantemente chantajeados, robados o encerrados en centros de detención de los que tienen que pagar para salir de 700 A 1000 dólares” .
El P. Zerai afirma: “no es cierto que hay controles en la frontera con Libia. Existe el control de las fronteras de Libia, pero se ha convertido en un negocio, y esto desde el tiempo de Gheddafi, que siempre ha jugado en varios frentes, por un lado pidiendo Europa ayuda para fortalecer los controles fronterizos, y por otro haciendo negocios con los traficantes. Lo mismo ocurre hoy en día, sólo que no bajo un régimen, sinode cientos de milicias involucradas en este juego sucio”.
El p. Zerai afirma que “las fronteras del sur de Libia están bien protegidos para controlar a los migrantes de Chad, Níger, Sudán, por la milicia, la cual, sin embargo, están haciendo negocios con los traficantes. Cada persona tiene que pagar 700-1000 dólares para entrar en Libia, más otra suma para cruzar el Mediterráneo con las barcazas. Antes de partir, los inmigrantes ya han obtenido la cantidad necesaria para superar los diversos puestos de bloque”.
La responsabilidad de esta tragedia en parte es de Europa”, dice el sacerdote, llegando a la segunda causa del aumento de la migración, “porque las embajadas de los países europeos han bloqueado la expedición de visados. Por ejemplo, la embajada italiana en Etiopía, Sudán, Kenia y Uganda, tiene detenidos los visados de miles de mujeres y niños, que están a la espera de venir a Italia para reunirse con sus familiares, a pesar de la concesión de la autorización por el Ministerio del Interior. La desesperación de esta gente les está empujando a tratar de pasar por Libia para llegar a Italia de forma ilegal. Al cerrar su acceso de forma legal, se empuja a estas personas a manos de los traficantes”, dice el sacerdote (L.M.) (Agencia Fides 15/5/2015)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network