http://www.fides.org

Africa

2003-05-05

AFRICA/COSTA DE MARFIL - “¿TREGUA? LA AUSENCIA DE COMBATES NO ES SEÑAL DE PAZ VERDADERA. LA GENTE QUIERE LA VUELTA A CONDICIONES DE VIDA DECENTES Y AL FIN DE LOS SAQUEOS” DICEN LOS MISIONEROS DE COSTA DE MARFIL

Abidján (Agencia Fides) – “La gente no puede más. Es hora ya de que la situación Se desbloqueé. No es posible vivir durante meses y meses en la anarquía”. Así describen algunos misioneros contactados por la Agencia Fides del centro y norte de Costa de Marfil, las condiciones de vida de la población en los territorios controlados por las rebeliones. Desde septiembre del año pasado, amplias zonas de Costa de Marfil están en manos de diversos movimientos rebeldes que piden la destitución del Presidente Laurent Gbagbo. El sábado pasado se alcanzó un acuerdo de tregua entre los responsables militares de Costa de Marfil y Liberia y los de las fuerzas rebeldes marfileñas. Liberia se ha comprometido a vigilar la frontera con Costa de Marfil para impedir el paso de hombres y medios, en particular de mercenarios liberianos y de Sierra Leona. En la vertiente política continúa la situación de punto muerto para el nombramiento del Ministro de Defensa y de Asuntos Interiores del gobierno de unidad nacional. El presidente Gbagbo y los movimientos de guerrilla no han llegado todavía a un acuerdo sobre quien deberá dirigir estos dos importantes dicasterios.
“Aquí en el centro-norte existe una tregua desde hace algunos meses” dicen los misioneros contactados por la Agencia Fides “y damos gracias al Señor de esto. Pero la ausencia de combates no significa la paz, no significa serenidad. Los rebeldes viven a espaldas de la gente. Hace poco tiempo desciña que tomarían los bienes del estado porque el gobierno les debe bastante dinero. Muchos guerrilleros, de hecho, son ex militares que han tomado las armas contra el gobierno porque no les pagaban sus estipendios. Despajes de haber destrozado edificios públicos y bancos, los rebeldes extorsionan ahora a la población civil. Entran en las casa de la gente empuñando las armas y toman todo lo que quieren. En las principales carreteras hay bloqueos cada 100 metros, con frecuencia controlados por jóvenes de 16-17 años armados de kalaschnikov, que para dejar pasar piden dinero, alimento u otra cosa. Algunos comerciantes que querían reabrir sus negocios han huido para no sufrir la violencia y el robo de estas bandas de jóvenes. Esta situación dura ya desde hace meses y es causa de profundas molestias para la población porque además faltan géneros de primera necesidad en particular las medicinas”. (L.M.) (Agencia Fides 5/3/2003 Líneas: 32 Palabras: 421)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network