http://www.fides.org

News

2013-08-20

ASIA/INDIA - Misión para socorrer e iniciar un programa de rehabilitación para la población del Uttarakhand afectada por aluviones devastadores

Dehradun (Agencia Fides) – Las lluvias torrenciales que han azotado la región Himalaya india de Uttarakhand son una tragedia nacional que ha afectado a miles de personas. Los religiosos Camilos, junto con toda la Iglesia, profundamente afectados por este desastre, se están moviendo juntos con oraciones y acciones. La zona más afectada es la de la diócesis de Bijnor. Las autoridades públicas, organizaciones de voluntarios, las agencias locales están trabajando unidas para ayudar a la población. Junto a ellas, el nuevo gobierno de la provincia india de los Camilos ha decidió enviar ayuda y ser protagonista de una intervención directa en la zona. En una nota enviada a la Agencia Fides por los jefes de la Camillian Task Force (CTF) India se lee que los ríos y lagos se han desbordado inundando ciudades y pueblos en 168 distritos, afectando a una superficie de más de 37 kilómetros cuadrados. Las lluvias torrenciales han causado deslizamientos de tierra en muchas áreas, entre ellas Srinagar, Joshimath, Chamoli, Rudraprayag, Govindghat, Kedamath, Gaurikund, Uttarkashi, destruyendo casas, carreteras e interrumpiendo las comunicaciones y transportes. Cientos de edificios se han derrumbado, más de 100 carreteras y más de 40 puentes han sido arrasados ​​por la furia de las aguas. Los ríos y las aguas subterráneas se han contaminado y no puede ser utilizada para el consumo humano. Las principales fuentes de agua han sido destruidas y la gente tiene que viajar largas distancias para conseguir agua para beber. Los supervivientes no tienen contenedores en los que hervir el agua. Aumenta el riesgo de enfermedades y contaminación, muchas familias ya no tienen servicios higiénicos. En algún pueblo sólo los de la casta alta tienen letrinas, mientras que los más pobres usan letrinas al aire libre por lo que es aún más fácil que se produzcan infecciones.
La población afectada vive en viviendas precarias, construidas con materiales de desecho y expuesto a la intemperie. Las personas que vivían en el río se vieron obligados a buscar refugio con parientes y amigos en la parte más alta de la región en pequeñas casas poco saludables. La mayoría también han perdido su forma de trabajo para sobrevivir y no tienen nada para reconstruir las casas. Las noticias extra-oficiales hablan de más de 14 mil muertos, mientras que las autoridades hablan de 5.748 personas desaparecidas que ahora estarán “supuestamente muertas”, haciendo de este el peor desastre ocurrido en la región del Himalaya. También se vieron afectados los peregrinos hindúes que estaban celebrando la Chardam Yatra, la peregrinación sagrada a Yamunotri, Sri Kedarnathji, Gangotri y Sri Badrinathji.
El CTF India, dirigida por el padre Siby Kaitharan, MI, y otros dos religiosos han ido a Uttarakhand para ofrecer primeros auxilios y hacer una primera evaluación a la luz de un programa a largo plazo que se inició ya el 3 de agosto y que cuanta con la participación de 13 voluntarios. El proyecto se divide en dos fases. La primera orientada a proporcionar alimentos, ropa y casas temporales para las víctimas. La segunda, que empezará dentro de tres meses, se centrará más en las necesidades sociales, apoyo psicosocial y reconstrucción de viviendas para los supervivientes. CTF India ha identificado el pueblo de Simlakala donde más de 107 familias han perdido todo. Cientos de personas viven ahora en tiendas de plástico a la espera de la ayuda que necesitan. Entre los objetivos del programa, la CTF India prevé el suministro de agua y alimentos en los campamentos de refugiados, la asistencia sanitaria y la construcción de viviendas temporales. (AP) (20/8/2013 Agencia Fides)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network