OCEANIA/ISLAS SALOMON - Los Obispos de la Conferencia Episcopal invitan a los órganos de la Iglesia a que aporten su contribución para ayudar a las víctimas del terremoto

viernes, 8 febrero 2013

Port Moresby (Agencia Fides) – Ya van mueve muertos en el balance del terremoto seguido del tsunami que ha azotado las Islas Salomón, en los últimos días, pero todavía hay muchos desaparecidos. Al menos 4.500 personas han perdido sus hogares y 700 casas se han destruido. Después del primer temblor del miércoles 6 de febrero se han producido otros 40 más, pero ya no hay alerta de tsunamis (véase Fides 7/02/2013). La última información recibida por la Agencia Fides la ha comunicado el P. Emmanuel Fadeyi, Encargado de Asuntos de la Nunciatura Apostólica en Port Moresby, Papua Nueva Guinea, donde estos días los Obispos de la Conferencia Episcopal de Papua Nueva Guinea y de las Islas Salomón se encuentran reunidos en su asamblea anual.
“Los prelados están profundamente conmocionados por el trágico suceso y se han reunido en la Eucaristía con el pensamiento dirigido especialmente a las víctimas”, escribe el encargado. “Siguen de cerca los acontecimientos para evaluar la situación y piden a los organismos de la Iglesia que aporten su contribución a las fuerzas del gobierno”, añade. Padre Fadeyi también informa que hasta el momento no se ha emitido ninguna declaración oficial ni del Arzobispo de Honiara, una de las zonas más afectadas, ni del Presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor. John Ribat MSC.
Según el National Disaster Management Office (NDMO), es demasiado pronto para hacer un balance claro de los daños sufridos. Los continuos temblores de asentamiento y las dificultades de acceso a la zona de Temotu hacen que sea difícil obtener información más detallada. Existe una gran preocupación por las zonas remotas de la provincia de Temotu de las que no se ha podido obtener ninguna noticia. (AP) (8/2/2013 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network