ASIA/PAKISTAN - La Comisión “Justicia y Paz” sobre las tensiones políticas: “Demos una oportunidad a la democracia”

miércoles, 16 enero 2013

Islamabad (Agencia Fides) – “La situación es fluida y cambia cada día. La orden de detención del Premier, emitida por la Corte Suprema, ha agregado tensión a la escena política. Y la gran manifestación anti-corrupción amenaza con sumir al país en la anarquía. Pedimos que se de una oportunidad a la democracia en este país”: este es el análisis del p. Yousaf Emmanuel, Director Nacional de la Comisión “Justicia y Paz” de los Obispos Católicos.
En una entrevista con la Agencia Fides, el p. Emmanuel explica su punto de vista sobre la crisis política en Pakistán: “Yo no creo que la teoría de la conspiración contra el primer ministro. Se trata de una coincidencia, el caso contra él ya llevaba en pie algún tiempo. Además el sistema de justicia no tiene interés en desestabilizar el país”. El decreto ha llegado mientras que un gran movimiento “anti-corrupción” marchaba hacia Islamabd, encabezado por el líder Tahirul Qadri. El juicio que hace el p. Emmanuel no es tierno: “Qadri es un líder con su agenda, se marcho a Canadá varios años, ahora ha vuelto a aparecer. Nos preguntamos: ¿dónde estaba mientras el pueblo pakistaní sufría? Qadri no es un nombre nuevo: estaba aquí con el ex dictador Musharraf, ahora creo que ha sido puesto aquí por algún otro. Los manifestantes, que continúan el sit-in, se quedaran en Islamabad otro par de días, pero cada día añaden nuevas peticiones de reforma”.
“La modalidad con la que se plantean los problemas no es la adecuada: no puede ser la plaza. La corrupción es un problema serio, todos la critican y hay movimientos de la sociedad civil que luchan contra ella desde hace años. Como Comisión “Justicia y Paz”, hemos puesto en marcha programas de sensibilización contra la corrupción, que debe ser combatida con la educación y la formación de la conciencia de los ciudadanos”.
El director continúa: “En el país hay una Constitución y todos tenemos que seguirla, en lugar de agitar a las masas. Este tipo de lucha podría conducir a la anarquía en el país, y no es algo bueno. El movimiento de Qadri ha acaparado a miles de personas porque hay crisis económica, malestar social. Las personas carecen de electricidad, agua, gas, hay mucho descontento social. Mientras tanto muchos buscan explotar ese descontento para su beneficio electoral, en este momento de tensión e incertidumbre, solo podemos decir: demos una oportunidad a la democracia en Pakistán. Esperemos que todo se resuelva pacíficamente. Pedimos unas elecciones pacíficas y transparentes que, dada la fecha límite del Parlamento, están previstas en marzo.
Esperamos que se respeten los procedimientos democráticos y constitucionales, y que no ocurra nada grave. Las reformas son necesarias para ayudar realmente a la gente en sus necesidades básicas. Pero se pueden promover a través de la vía democrática, sin el riesgo de regresar a la ley marcial”.
En conclusión el p. Yousaf señala: “En el movimiento de Quadri también existe el uso de la religión. Qadri es el líder de su organización caritativa de inspiración islámica, la “Tehreek-e-Minhajul Quran”. Como cristianos, creemos que la política y la religión deben mantenerse separadas”. (PA) (Agencia Fides 16/1/2013)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network