AFRICA/MALI - Bajo las dimisiones forzadas del Primer Ministro subyacen conflictos políticos

martes, 11 diciembre 2012

Bamako (Agencia Fides) - Una disputa entre el Presidente Dioncounda Traoré, y los miembros de la antigua junta militar por un lado y el Primer Ministro por otro, ha llevado a la dimisión “forzada” de este último. Esta es la interpretación que prevalece en Bamako, según ha informado a la Agencia Fides el P. Edmond Dembele, Secretario de la Conferencia Episcopal de Malí, sobre la dimisión presenta hoy por el Primer Ministro Cheick Modibo Diarra. Diarra ha anunciado su dimisión y la de su gobierno en directa a través de la televisión, apenas unas horas después de ser arrestado por los militares que el pasado mes de marzo encabezaron el golpe de Estado.
“El Primer Ministro y los miembros de la antigua junta militar no estaban de acuerdo como al principio. Y la relación entre el Primer Ministro y el Presidente no era buena. El acontecimiento importante que probablemente ha llevado a la decisión de los militares a forzar a Diarra para que presentase su dimisión es la organización de las consultas nacionales que tenían que comenzar hoy”, dice Don Dembele. “Fue Diarra quien las organizó y decidió el contenido y la forma de llevarlas a cabo, de manera que ha sido juzgado como una actuación unilateral por las distintas fuerzas políticas. El mayor partido político del país había expresado su oposición a las consultas nacionales ya que consideraba esta iniciativa como un intento de debilitar al Presidente”.
La tensión política se había levantado ayer cuando los miembros de la sociedad civil solicitaron el aplazamiento de las consultas nacionales. El Primer Ministro, se ha visto obligado a renunciar por un abanico más amplio de fuerzas de los miembros de la antigua junta militar que había realizado el golpe de Estado en marzo.
Don Dembele no piensa que una de las razones de la dimisión forzada de Diarra sean los desacuerdos sobre el envío de una fuerza militar de la CEDEAO para combatir a los grupos islamistas que controlan el norte del país.
“El ejército no rechaza la intervención internacional. Se han llegado a acuerdos con la CEDEAO. Esta última ha aceptado las condiciones de ejército maliense para dar su consentimiento al despliegue de las tropas de África Occidental en el país, tales como que el mando de la fuerza de la CEDEAO tenga su base en las afueras de Bamako”, dice Don Dembele. (L.M.) (Agencia Fides 11/12/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network