AMERICA/MÉXICO - la reunión entre los Presidentes de Estados Unidos y México es una “oportunidad histórica” para resolver el drama de la emigración

martes, 27 noviembre 2012

Ciudad de México (Agencia Fides) – El editorial del semanario de la Archidiócesis de México “Desde la Fe”, del que ha llegado una copia a la Agencia Fides, está dedicado al evento de la semana, es decir la reunión de hoy en la Casa Blanca, del presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, con el Presidente estadounidense Barack Obama, donde se abordarán diferentes asuntos bilaterales, entre ellos los esfuerzos de ambos gobiernos para “crear una frontera segura y eficiente”.
La Archidiócesis propone una reflexión sobre este evento conectándolo al Mensaje del Papa Benedicto XVI por la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado, en el que el Papa ha reflexionado sobre la esperanza que tienen millones de personas de encontrar aceptación, solidaridad y ayuda en otras naciones a causa de las nulas o pocas oportunidades de desarrollo en sus países de origen.
El texto del editorial continua: “Lo que surgirá de esta reunión, también tendrá una gran repercusión en el gobierno del Presidente Peña Nieto, para construir un proyecto de largo plazo, con imaginación y audacia, a fin de transformar lo que de otra manera significaría un fracaso irreparable, tomando en cuenta que los mexicanos que viven en Estados Unidos y sus descendientes, serán, en la medida en que mantengan sus lazos con México, un activo social, político y económico de enorme importancia”.
El editorial recuerda además las tareas urgentes de los dos países: para EE.UU, una reforma de la ley sobre la emigración que consiga cambiar la política migratoria y la regularización de aquellos que viven en la clandestinidad; México tiene que comprometerse en corregir los problemas que han motivado sustancialmente la migración, como la violencia y la escasez de empleos dignos y bien remunerados, así como ha favorecer un ambiente social en el que la justicia e igualdad favorezcan el desarrollo del país. Si el encuentro fracasa en este sentido, recuerda el editorial, “en los próximos años veremos un flujo de indocumentados en condiciones cada vez más extremas y peligrosas; una mayor desintegración familiar, y a más de siete millones de mexicanos indocumentados viviendo en la incertidumbre, la vulnerabilidad y la explotación, expuestos al encarcelamiento, a la deportación, a la discriminación y a la violación de sus garantías individuales”.
El texto concluye: “El mensaje del Santo Padre, hoy tiene dos destinatarios concretos: México y Estados Unidos, cuyos gobernantes tienen frente a sí una oportunidad histórica. Esperamos que la sepan aprovechar”. (CE) (Agencia Fides, 27/11/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network