ASIA/FILIPINAS - Agente de pastoral católica asesinada en los islotes de “Abu Sayyaf”

viernes, 16 noviembre 2012

Bongao (Agencia Fides) – La Católica Conchita Francisco, de 62 años, agente de pastoral, viuda y madre de dos hijos, ha sido asesinada a tiros por unos hombres no identificados delante de la catedral católica de Bongao, en la provincia filipina de Tawi-Tawi, en el sur del archipiélago. Lo ha confirmado a a la Agencia Fides el padre Eliseo Mercado, de los Oblatos de María Inmaculada (OMI), profesor en la Universidad de Notre Dame de Cotabato, quien estaba de visita en la provincia, explicando que el asesinato tuvo lugar el 13 de noviembre, mientras la mujer salia de la iglesia, donde había dirigido el rezo del Santo Rosario y participado en la Santa Misa.
La provincia de “Tawi-Tawi” (cerca de la isla de Jolo) está compuesta por un pequeño anillo de islas que, junto con Sulu, se despliegan en dirección de la isla del Borneo malayo, en el extremo sur de las Filipinas. Esta es un área donde la presencia de los rebeldes musulmanes, piratas, grupos terroristas y criminales mantiene bajo ataque desde hace años al ejército filipino. Las islas están plagadas de células de “Abu Sayyaf” grupo terrorista islámico, responsable de numerosos atentados y asesinatos.
Según ha informado a la Agencia Fides, la comunidad católica, que cuenta con un 2% de la población local, toda musulmana, está en shock por lo ocurrido. El Vicario Apostólico de Jolo, S. Exc. Mons. Angelito Lampon, OMI, ha expresado su amargura por el asesinato que “ha privado a la comunidad de una auténtica testimonio del Evangelio”. El Vicario Apostólico celebró ayer el funeral de Conchita, llamada “Ching”, que era un pilar en las actividades pastorales de la pequeña Iglesia local.
Conchita había perdido diez años atrás a su marido, que también murió de forma violenta, y llevaba sobre sí los signos del sufrimiento y las tensiones que vive el sur de Filipinas. Ella era presidente de la escuela de segundo grado dentro del campus de la “Mindanao State University” (MSU) en Bongao y, según algunas fuentes, el asesinato podría estar relacionado con las cuestiones relativas a su trabajo en esta estructura. La policía está investigando y aún no han arrojado luz sobre el crimen.
El p. Mercado recuerda que otras dos personas que trabajaban en el campus de Marawi City (Mindanao), perdieron la vida el 25 de octubre: el prof. Otello Cobal y su asistente Erwin Diaz, de 24 años. Una pandilla de matones entró en el campus, les dispararon y prendieron fuego a las oficinas. “Los perpetradores de estos crímenes andan sueltos y siguen amenazando a la comunidad civil en total impunidad” denuncia a Fides el misionero. La MSU, a menudo comparada con un “microcosmos de la emergente región musulmana Bangsamoro” se ha convertido en “un laboratorio del crimen” y es por eso que profesores y estudiantes han pedido al gobierno que intervenga para garantizar la legalidad.
El padre jesuita Albert Alejo SJ, comprometido en la sociedad civil en Zamboanga City, dice a Fides: “La violencia en Mindanao y las islas Sulu es una realidad generalizada. La provincia de Tawi-Tawi está militarizada, hay muchos soldados y demasiadas armas entre la población civil. La violencia y el asesinato, a veces se pueden reducir a razones electorales, en otros casos a las reivindicaciones de los grupos y facciones musulmanas. Por ejemplo, un grupo muy fuerte en la zona, el ‘Moro National Liberation Front’ (MNLF) no aceptó el reciente acuerdo de paz con el gobierno filipino del ‘Moro Islamic Liberation Front’ (MILF), lo que crea una mayor tensión”. (PA) (Agencia Fides 16/11/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network