ASIA/HONG KONG - El Cardenal Tong: la reanudación del diálogo entre la China popular y la Santa Sede es una “gran esperanza”

lunes, 29 octubre 2012

Roma (Agencia Fides) - La reciente propuesta del Cardenal Fernando Filoni de instituir una Comisión de alto nivel entre la China popular y la Santa Sede para afrontar cuestiones aún sin resolver que se refieren a la vida de los católicos chinos representa “una grand esperanza para el futuro”. El Cardenal John Tong, Obispo de Hong Kong, está convencido de ello. El Purpurado chino, que ha pasado las últimas semanas en Roma como Presidente delegado de la Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización, dice a Fides que reza para que las autoridades chinas - en vísperas de un Congreso del Partido Comunista crucial – acojan como “gesto amistoso” el alcance de las consideraciones expuestas por el Prefecto de la Congregación vaticana para la Evangelización en un artículo reciente escrito por Tripod, el trimestral católico vinculado a la diócesis de Hong Kong.
En ese ensayo, el Cardenal Filoni considera los acontecimientos del catolicismo chino cinco años después de la carta dirigida por el Papa Benedicto XVI a los católicos de China en 2007, sugiriendo entre otras cosas, la búsqueda de “una nueva forma de diálogo” entre la Santa Sede y el gobierno de Pekín, citando en este sentido como referencia anterior a las Comisiones bilaterales existentes entre la China popular y Taiwán y la establecida entre la Santa Sede y Vietnam.
También de acuerdo con el Cardenal Tong “el diálogo es necesario, porque sin el no se puede tratar de resolver ninguno de los problemas aún abiertos, mientras que a través del diálogo pueden desvanecerse malentendidos y conceptos erróneos”. El Obispo de Hong Kong señala como ejemplo el caso de las ordenaciones episcopales ilegítimas impuestas a la Iglesia en China: “Nuestra perturbación ante estos eventos”, dice el purpurado a la Agencia Fides, “surge del hecho de que estas ordenaciones dañan a la iglesia en un aspecto sustancial de su propia naturaleza. Con el diálogo se puede razonar sobre el hecho de que los Obispos no son funcionarios políticos de un aparato. También para ser sacerdotes son necesarios los requisitos adecuados en materia de doctrina, moral, pastoral y humana. Y esto es aún más cierto para la selección de los Obispos”.
Según el Cardenal Tong, el ensayo escrito por el Prefecto de la Congregación misionera de la Santa Sede destaca con fuerza persuasiva los efectos positivos que la libertad de fe y de pertenencia a la Iglesia Católica pueden proyectar también sobre el terreno de la convivencia civil: “existe una consonancia potencial”, señala el Obispo de Hong Kong, “entre ser buen católico y ser un buen ciudadano. Nuestras tradiciones milenarias basadas en el pensamiento confuciano empujan al individuo a corregirse para vivir en armonía y respeto para con la propia familia, la sociedad y el mundo entero. Ahora, el seguimiento de Jesús produce precisamente estos efectos, liberándonos del egoísmo y el materialismo y llevándonos a amar a nuestro prójimo. El gobierno podría reconocer y apreciar esto: si se permite a la Iglesia dejar crecer en libertad a sus fieles, para que puedan ser realmente buenos católicos, también la sociedad se beneficiará”.
El Cardenal Tong está de acuerdo sobre la conveniencia de nuevos instrumentos de diálogo mencionados por el Cardenal Filoni en su artículo para Tripod: “Comisiones bilaterales de alto nivel”, recuerda el Obispo de Hong Kong “ya existen entre la China popular y Taiwán, así como entre Vietnam y la Santa Sede. Son precedentes elocuentes y confirman que se puede crear un instrumento de contacto similar entre la Santa Sede y la China popular”.(GV) (Agencia Fides 29/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network