http://www.fides.org

Asia

2003-06-24

ASIA/HONG KONG - DESPUES DEL FIN DE LA PESADILLA DEL SARS, “LOS HEROES NO SON LOS HOMBRES DE NEGOCIOS NI LOS POLITICOS NI LAS ESTRELLAS DEL ESPECTACULO, SINO LOS OCHO MEDICOS QUE HAN DADO SU VIDA POR LOS OTROS” DICE UN MISIONERO

Hong Kong (Agencia Fides) - “El SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) ha supuesto una sacudida para Hong Kong. Ha cambiado la visión de la vida en la gente y la ciudad ha dado un salto de cualidad”., dice a la Agencia Fides el P. Gianni Criveller, Misionero del PIME en Hong Kong, después de la supresión de la ex colonia de la lista negra de los países con riesgo de contagio de pulmonía atípica.
El P. Criveller explica: “En la gran tragedia de los 300 muertos y en el enorme tributo económico y social que la ciudad paga después de esta experiencia del SRAS, hay una visión providencialista, un bien que surge con fuerza. La gente de Hong Kong, ciudad donde el ahorro es el objetivo principal de la vida, ha experimentado el sentido de sus propios límites, allí donde la ciencia, la política o el dinero no pueden hacer nada. En muchas personas la experiencia del SRAS ha llevado a una reflexión existencial y espiritual: se han revalorizado los lazos familiares, la amistad, las relaciones humanas, muchos se interrogan sobre sus relaciones con Dios. Los héroes de esta experiencia no son los hombres de negocios dueños de las finanzas, ni los políticos ni las estrellas del espectáculo que llenan los periódicos. Son los ocho médicos que han dado sus vidas por los otros. Por ello estoy contento de haber vivido aquí los últimos tres dramáticos meses”.
En el coloquio con la Agencia Fides el misionero señala que son dos los sentimientos dominantes en la ex colonia: “Por un lado el retorno de la libertad y un sentido de alivio generalizado. En las escuelas, por las calles, en lo locales públicos, en las Iglesias no se usa ya la mascarilla. Por otro, la creciente preocupación por la caída de la economía. El desempleo ha llegado al record del 8% de la población un pico muy alto si se considera que en Hong Kong era lugar ambicionado por la facilidad en encontrar trabajo. En una ciudad que vive del turismo y del sector terciario, con sociedad de servicios económicos y financieros, el SARS ha causado grandes problemas económicos y sociales a muchas familias”. Incluso las autoridades civiles no han usado tonos triunfalistas después de la anulación del bando y están preocupadas por las medidas a tomar para retomar la economía, atraer nuevamente el turismo y estimular el consumo. El turismo es uno de los pilares de la economía en Hong Kong. El Departamento del Desarrollo turístico tuvo una rueda de prensa comunicando diversas iniciativas para favorecer el turismo a partir de septiembre, definido como “Welcome Month” (“Mes de bienvenida”)
El P. Criveller recuerda el compromiso de la Iglesia para combatir el SRAS: “La Iglesia, que no ha suspendido las actividades pastorales sino solo tomó algunas precauciones, ha hecho mucho. Ha recogido fondos, ha aportado una contribución en la campaña de información y sensibilización, ha activado números verdes para asesoramiento, ha enviado al menos tres sacerdotes a los hospitales para llevar el consuelo y los Sacramentos a los enfermos. Caritas ha potenciado los servicios sociales para apoyar a las familias. Es de notar que entre los ocho médicos que han sacrificado sus vidas atendiendo a los pacientes había un médico católico, Thomas Cheung Sik-hin, activo en la parroquia de Santa Teresa, vicepresidente de la Asociación de médicos y una doctora cristiana de 35 años, Tse Yeun-man, que se ofreció voluntaria para atender a los enfermos de SARS. Tse pertenecía a la Praise Assembly, una iglesia protestante local. Son personas que marcarán para siempre la historia de esta ciudad”.
También llegan buenas noticias de la China continental: a las 15:08 (Hora local) del 24 de junio del 2003, el Dr. Shigeru Omi, Director regional de la OMS ha anunciado la decisión de excluir a Pekín de la lista negra de la zona epidémica. La decisión, de efecto inmediato, ha sido tomada considerando que la capital china satisface cuatro condiciones: los enfermos hospitalizados son menos de 60, los nuevos casos son menos de 5 en tres días seguidos, todos los pacientes en la zona afectada por la enfermedad están bajo control y no hay exportación del contagio en áreas limítrofes. (NZ, PA) (Agencia Fides 24/6/2003 Líneas: 53 palabras: 737)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network