VATICANO - El mundo misionero en la apertura del Concilio: en 1962 el Día de las Misiones también fue el 21 de octubre

viernes, 19 octubre 2012

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – En 1962, cuando fue abierto el Concilio Vaticano II, el Día Mundial de las Misiones también fue celebrado el domingo 21 de octubre, en la misma fecha que este año 2012, en el que se recuerda el 50° aniversario del inicio del Concilio. En el llamamiento lanzado por el arzobispo Pietro Sigismondi, Secretario de la S.C. De Propaganda Fide, y Presidente de las Obras Misioneras Pontificias para el Día Mundial de las Misiones 1962 (publicado por Fides el 22 de agosto de 1962), entre otras cosas, afirma: “La Jornada Misionera Mundial, que tiene como objetivo estimular el entusiasmo y la generosidad de los católicos con el fin de mandar ayudas de todo tipo a la labor de los misioneros, coincide este año con un evento de importancia histórica, en torno al cual giran la atención y el interés universal: el Concilio Vaticano II.
En el mismo año se cumplían, el 3 de mayo, los cuarenta años de la promulgación del Motu Proprio “Romanorum Pontificum”, de Pío XI, que es como la Carta Magna de la cooperación misionera organizada y enfocada en las Obras Pontificias de la Propagación de la Fe, de San Pedro apóstol para el clero nativo, de la Santa Infancia y la Unión Misionera del Clero. (...)
En la inquieta y febril, pero corta espera del Concilio Ecuménico, el horizonte misionero se tiñe de una nueva esperanza. De hecho, es - en palabras del Santo Padre - un evento cuya luminosa irradiación en el mundo se anuncia llena de dulces promesas para el apostolado en las misiones; ya que es de esperar que los fieles encuentren en el próximo Concilio Ecuménico solemne, un mayor impulso y estímulo para progresar en la expansión de la fe católica. (...) Mientras tanto, en Roma, madre y maestra de todos los pueblos, en el mayor templo de la cristiandad, los Obispos llegados de todas las partes del mundo, hombres de todos los colores, blancos, negros y amarillos, hablando todos los idiomas, pero unidos en la universal lengua latina, hermanos en Cristo y en el episcopado, miembros del mismo Colegio Episcopal, formando una sola cosa bajo la guía infalible del sucesor de Pedro, ofrecerán la visión grandiosa y conmovente de la catolicidad y de unidad de la Iglesia, los fieles de todo el mundo, en el día misionero anual, atravesados por un temblor incontrolable de alegría, de entusiasmo, de admiración y generosidad, con renovado ardor apostólico, elevarán plegarias suplicantes al Señor de la mies, y donaran la ofrenda de la caridad”. (SL) (Agencia Fides 19/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network