ASIA/PAKISTAN - Caso Rimsha: reenviado de un mes; caso Ryan: ¿SMS blasfemo enviado por musulmanes?

miércoles, 17 octubre 2012

Islamabad (Agencia Fides) – Dos casos de jóvenes cristianos acusados ​​de blasfemia continúan manteniendo en vilo a la comunidad cristiana de Pakistán. Son Rimsha Masih, de 12 años acusado falsamente por un imán de Rawalpindi, detenida y puesta en libertad bajo fianza; y Ryan Brian Patras, de 14 años, de Karachi, acusado de haber enviado un SMS blasfemo. El chico, denunciado oficialmente, se encuentra en un lugar escondido con su familia.
Hoy, señalan fuentes de Fides, el Tribunal Superior de Islamabad, en una sesión relámpago, ha vuelto a reenviar su veredicto sobre el caso de Rimsha al 14 de noviembre. La Corte debe decidir sobre la anulación de la denuncia (First Information Report) registrada en contra de la chica. La cancelación solicitada por la defensa, daría lugar a la absolución total de Rimsha. La solicitud se basa en las declaraciones de tres testigos musulmanes que acusan al Imam Khalid Jadoon Chisti, como el hombre que ha fabricado las pruebas contra de Rimsha. La defensa del Imam Chisti – señalan fuentes de Fides - está tratando de desmontar las acusaciones, haciendo que los tres testigos se retracten, y ha adoptado una estrategia para retrasar todo lo posible el proceso.
En el caso de Ryan Brian Patras, su familia, después de sufrir la quema de su casa por los radicales islámicos (véase Fides 12/10/2012) y ser trasladada a un lugar seguro, ha pedido la asistencia legal del abogado y Pastor Mustaq Gill. La familia Patras es una familia cristiana de clase media que vivía en la zona residencial Gulshan-i-Iqbal en Karachi, la única familia cristiana en una zona musulmana. Según fuentes de Fides de la familia Patras, el teléfono móvil de Ryan fue utilizado por algunos de sus amigos musulmanes que enviaron un SMS blasfemo para inculparlo. Ryan, en un principio, había dicho que no se había dado cuenta de que había enviado ese SMS o que no lo había leído detenidamente. Pero al pensar mejor en lo ocurrido, el chico se ha acordado que unos amigos le habían pedido prestado el teléfono durante unos minutos. En este caso, Ryan sería totalmente ajeno a los hechos y víctima de un complot. El abogado Gill, entrevistado por la Agencia Fides, señala “una tendencia muy peligrosa, en la que los cristianos son víctimas a través de la ley sobre la blasfemia, por causa de su fe”. (PA) (Agencia Fides 17/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network