ASIA/FILIPINAS - Un misionero: “El acuerdo gobierno-rebeldes es decisivo para el futuro de Mindanao”

lunes, 8 octubre 2012

Zamboanga (Agencia Fides) – El acuerdo de paz alcanzado entre el gobierno filipino y los rebeldes del “Moro Islamic Liberation Front” (Milf) “será decisivo para el futuro de Mindanao y el desarrollo de sus poblaciones de cristianos, musulmanes y Lumad (indígenas)”. Lo declara a la Agencia Fides el p. Sebastaino D'Ambra, PIME, que vive en la isla desde hace 40 años y es fundador del movimiento islámico-cristiano “Silsilah”, a raíz del anuncio del acuerdo entre las partes. “El presidente Aquino - continúa el misionero - ha querido enérgicamente llegar a un acuerdo de paz, pero ambas partes han mostrado buena voluntad. El punto clave es el del 'dominio ancestral', que determina las tierras y los recursos naturales asignados a los grupos musulmanes locales”. Sin embargo, señala el p. D'Ambra, “todavía hay facciones islámicas que no aceptan el acuerdo y tienen la intención de luchar” y por tanto, “es fundamental la labor de diálogo y construcción de buenas relaciones entre cristianos y musulmanes en el sur de Filipinas”.
En los últimos días, el gobierno y los rebeldes del MILF han llegado a un acuerdo sobre el conflicto que desde hace más de 40 años afecta al sur del archipiélago. El acuerdo, firmado en la 32ª reunión de las conversaciones de negociación, celebradas en Kuala Lumpur del 2 al 7 de octubre, ha sido definida como la “piedra angular para el país” y será ratificada oficialmente por las partes el 15 de octubre. En una declaración conjunta emitida al término de las conversaciones, y que hemos recibido en la Agencia Fides, las partes alegan que el acuerdo servirá como “columna global para el proceso de paz” y “asienta las bases para una paz justa y duradera en Mindanao”,la gran isla del sur de las Filipinas.
El acuerdo, que será sometido a un referéndum popular, tiene prevista la creación para el año 2016 de una región musulmana semi-autónoma en una zona de Mindanao, donde vive un consistente grupo de la minoría de alrededor de 6 millones de filipinos musulmanes. El gobierno mantendrá el control de la defensa y la seguridad, y la gestión de la política exterior y económica. Las partes formarán un Comité Provisional para gestionar la fase de transición que se encargará de supervisar las cinco provincias, tres ciudades y seis ayuntamientos que formarán parte de la comunidad autónoma. Los municipios podrían aumentar como resultado de las elecciones locales de 2013.
El resultado es un éxito para la presidencia de Benigno Aquino, quien en su programa político, prometió un acuerdo de paz que, como señala el comunicado conjunto “por un lado garantice los derechos, la dignidad y la prosperidad del pueblo Bangsamoro” (como se definen los musulmanes filipinos) y, al mismo tiempo, “respete la soberanía y la Constitución de las Filipinas” (PA) (Agencia Fides 8/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network