AFRICA/KENIA - “No es una guerra de religión, pero los cristianos se exasperan, mientras las caricaturas contra el Profeta les perjudican” dicen fuentes de la Iglesia

lunes, 1 octubre 2012

Nairobi (Agencia Fides) - “No estamos en una guerra de religión, pero los cristianos se están exasperando por los ataques contra sus lugares de culto”, dicen fuentes de Fides de la Iglesia local en Nairobi, que piden el anonimato por razones de seguridad. Ayer, en la capital, dos niños murieron en un atentado con explosivos en la iglesia anglicana de San Policarpo.
“El atentado alcanzó una sala del catecismo, por lo que se pretendía que querían golpear precisamente a los niños. El barrio de está iglesia está cerca de otro apodado 'Pequeña Mogadiscio'” refieren nuestras fuentes, que recuerdan entre otras cosas, que “está creciendo entre la población keniana una sensación de inseguridad por las llegadas continuas de refugiados no sólo de Somalia, sino también desde Sudán del Sur y Etiopía, que son empujados hacia Kenia por la hambruna o la guerra. Desde los campamentos de refugiados en las zonas fronterizas, muchos de ellos se trasladan a las grandes ciudades de Kenia. Los ciudadanos se quejan del incremento de los niveles de delincuencia relacionados con este fenómeno”.
Volviendo al atentado de ayer las fuentes de Fides señalan que “tanto los Obispos como los políticos insisten en que no estamos ante una guerra de religión, sino a una cuestión política, vinculada a la intervención de Kenia en Somalia. Por lo tanto este ataque se considera una reacción a la conquista de Kismayo, el último bastión de los Al Shabaab en el sur de Somalia por las tropas de Kenia con el apoyo de la Unión Africana (véase Fides 28/09/2012).
“En los últimos días, la policía ha incautado grandes cantidades de explosivos transportados por personas que se desplazaban en coches y autobuses. Así que hay un movimiento de células extremistas que están tratando de hacer llegar a Nairobi y otras zonas del país, explosivos con el fin de provocar una ola de atentados”.
“Por otro lado – añaden las fuentes de Fides - para los extremistas musulmanes la Iglesia está vinculada con el Occidente, como el gobierno de Kenia, que ha formado alianzas con diversas potencias occidentales. Las iglesias son atacadas porque son vistas como un 'blanco fácil', y están mal protegidas. Atacar a una iglesia es algo que adquiere inmediatamente una dimensión internacional, porque la noticia viene comunicada por los medios de comunicación de todo el mundo”
“Si bien es cierto que aún es difícil hablar de guerra de religión, la difusión del vídeo que desprecia al Profeta y de las viñetas de un periódico francés están empeorando las cosas. Aquellos que difunden estos materiales son personas irresponsables que no piensan en las consecuencias de sus acciones: en otras partes del mundo personas inocentes mueren”, afirman las fuentes de Fides, poniendo in ejemplo concreto.
“Después de los incidentes en Mombasa, surgidos a raíz del asesinato de un predicador extremista (véase Fides 28/8/2012), se había establecido una buena relación de colaboración entre la Iglesia y la Asociación de líderes musulmanes para invitar a las dos comunidades a la paz, la reconciliación y el diálogo. Después de la aparición del vídeo y de las viñetas, los líderes musulmanes han interrumpido estos encuentros porque se sienten ofendidos por dichos materiales”.
“La situación es compleja. No estamos en una guerra de religión, pero también es cierto que ante estos ataques, entre los cristianos crece cada vez más la exasperación. Tras el atentado de ayer algunos jóvenes cristianos estaban planeando atacar la mezquita del barrio”, concluyen las fuentes. (L.M.) (Agencia Fides 1/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network