AMERICA/CHILE - “Humanizar y compartir el desarrollo”: se alza la voz de la Iglesia para pedir credibilidad

viernes, 28 septiembre 2012

Santiago (Agencia Fides) – Con motivo de la publicación de la “Carta Pastoral del 2012”, que se titula “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile”, la Conferencia Episcopal de Chile ha vuelto a presentar sus disculpas a aquellos que han sido objeto de abusos ​​sexualmente por parte de sacerdotes y religiosos. Durante la presentación, Mons. Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago y Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, insistió en este sentido: “pedimos perdón a quienes hemos ofendido y reiteramos con la más profunda verdad esa petición. Por nuestras faltas, la Iglesia ha perdido credibilidad”.
El documento ha sido presentado en el Salón de Honor de la Universidad Católica, en un acto al que asistieron altos funcionarios del gobierno y de la sociedad civil. El texto, de 63 páginas, reconoce la necesidad de “revisar” los diversos aspectos de la atención pastoral. “Nosotros somos los primeros que debemos ser evangelizados. Debemos revisar nuestros comportamientos personales y también las estructuras de nuestra Iglesia: el modo de ejercer nuestro sacerdocio, las formas de participación, el lugar otorgado a los laicos y en especial a la mujer. Es necesario revisar nuestra predicación y nuestros sistemas educativos para ver qué valores transmitimos” ha subrayado Mons. Ricardo Ezzati durante la presentación.
Esta Carta pastoral también toca cuestiones que están relacionadas con la vida de la sociedad nacional. “Chile ha sido uno de los países donde se ha aplicado con mayor rigidez y ortodoxia un modelo de desarrollo excesivamente centrado en los aspectos económicos y en el lucro, sin poner atención a las consecuencias como las tensiones y desigualdades escandalosas entre ricos y pobres” se lee en el texto.
Además el documento añade: “Hoy escandalosamente hay en nuestro país muchos que trabajan y, sin embargo, son pobres, y esto afecta a la vida familiar”.
Con respecto a las movilizaciones sociales se afirma que estas son “justas en sus demandas pero pueden poner en peligro la gobernabilidad si no existen adecuados canales de expresión, participación y pronta solución”. “La desigualdad se hace particularmente inmoral e inicua cuando los más pobres, aunque tengan trabajo, no reciben los salarios que les permitan vivir y mantener dignamente a sus familias” subraya la Carta. La anterior Carta de los Obispos al pueblo chileno fue publicada en 2007 y hablaba de los problemas en el trabajo. (CE) (Agencia Fides, 28/09/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network