http://www.fides.org

Europa

2012-09-28

EUROPA/FRANCIA - Una exposición muestra la “misión imposible” en el Tíbet de los misioneros MEP

París (Agencia Fides) - Recordar la memoria de los hermanos de comunidad que dieron su vida por una misión considerada “imposible” para el hombre; Tomar ejemplo de su valentía y de su abnegación para no mirar los acontecimientos únicamente “desde la perspectiva humana”; considerar el crecimiento de la Iglesia en Arunachal Pradesh y la vitalidad de las comunidades cristianas existentes en el Tíbet, como resultado de la predicación y el testimonio de los misioneros: estas son las principales razones indicadas por el p. Georges Colomb, Superior General de la Sociedad para las Misiones Extranjeras de París (MEP) que se encuentran en la base de la exposición “Missions du Toit du Monde” (“Misiones en el Techo del Mundo”), que será inaugurada en París (128, rue du Bac) la tarde del sábado 29 de septiembre, por el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el Cardenal Fernando Filoni.
“Es natural que el primer visitante de la exposición sea el Cardenal Filoni - explica a Fides el padre Colomb -. En primer lugar porque es el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos que , desde el siglo XVIII, tiene vínculos estrechos, fraternos y constructivos, con la Sociedad de las Misiones Extranjeras. Además, el Cardenal conoce muy bien los problemas de la misión en China. A excepción de Arunachal Pradesh, que se encuentra en la India, todos los territorios mencionados en esta exposición se encuentra en el macizo tibetano, es decir en China (Yunnan, Sichuan, Tíbet)”.
Al describir a Fides el contenido de de la exposición, el p. Colomb señala: “La Misión se presenta como una misión imposible, recordando los intentos realizados desde el siglo XVII hasta 1950, y como una misión descentralizada en el territorio: desde su inicio en 1846 hasta su desaparición en 1952, el Vicariato Apostólico de Tíbet, confiado a la Sociedad para las Misiones extranjeras de París, nunca conoció una presencia continua en el país. Los misioneros estaban asentados en las afueras.
Había cuatro distritos en la misión del Tíbet oriental: Tatsienlou y las localidades periféricas (Moximian, Chapa); la zona fronteriza de Sichuan (Bathang, Yerkalo, Yaregong); el cuerno de Yunnan (Tsekou, Cizhong, Weixi, Xiao Weixi); la Salouen (Bahang, Kionatong) y también un distrito en la misión del Tíbet meridional (Pedong, Maria-Basti, Kalimpong). A los misioneros se les presenta según los períodos en los que han vivido: los conquistadores (1854-1865), los que resistieron (1865-1905) y los supervivientes (1905-1952)”. En 1951, se expulsó a todos los misioneros.
El territorio del macizo tibetano está dominado por altas cadenas montañosas con una altitud media de 4.500 metros, con picos que van desde los 5.000 a los 7.000 metros. Entre las montañas fluyen ríos y torrentes. El terreno accidentado hace que el viaje sea especialmente peligroso y difícil, y en la exposición también se describe como los misioneros atravesaban las montañas y los ríos.
“Grupos étnicos diversos (Lisu, Lutse, Mosso) ocupan el área entre los ríos principales - continúa el p. Colomb -. La mayoría de los tibetanos están en el norte y el oeste, y mantienen sus lazos con el Tíbet central. La minoría china se encuentran principalmente en las ciudades.
En la exposición se muestran los estilos de vida, la organización política, las creencias populares relacionadas con las fuerzas de la naturaleza, el budismo tántrico, la vida monástica. Las actividades de los misioneros (atención sanitaria, educación y desarrollo humano), así como los de los auxiliares de la misión, mostrando cómo la introducción de un clero nativo (prioridad de los sacerdotes MEP) era difícil de conseguir. El único sacerdote tibetano Telesphore Hiong, fue ordenado sacerdote en 1891.
Los misioneros del Tíbet también han sido grandes constructores: el padre André, en el valle de la Salouen construyó escuelas y capillas, 300 kilómetros de pistas y un puente de 58 m. de largo. La exposición también presenta a las comunidades católicas tibetanas de la China en la época contemporánea - concluye el padre Colomb - y la misión de Arunachal Pradesh (India) nos recuerda la maravillosa aventura de dos misioneros MEP asesinados (el padre Krick y el padre Bourry) y la fecundidad de su sacrificio”. (SL) (Agencia Fides 28/09/2012)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network