ÁFRICA/MALÍ - Los extremistas islámicos avanzan hacia el sur, mientras aparecen predicadores radicales en Bamako

lunes, 3 septiembre 2012

Bamako (Agencia Fides) - “La ocupación de la ciudad de Douentza preocupa mucho a las autoridades de Bamako”, dice a la Agencia Fides el P. Edmond Dembele, Secretario de la Conferencia Episcopal de Malí. El Movimiento por la Unidad y la Jihad en África Occidental (MUJAO), uno de los movimientos islamistas que ocupan el norte de Malí, arrebatándola al control de una milicia local, ha ocupado la ciudad de Douentza. “La ocupación de Douentza por parte del MUJAO es importante porque es la primera ciudad que se encuentra en la carretera hacia el norte, después de Mopti. Hasta ahora se encontraba en una “zona tapón” entre las áreas controladas por los islamistas y las que se encuentran en manos de las fuerzas regulares, explica el sacerdote.
“La otra noticia de la que se habla en Malí es el asesinato de uno de los miembros del consulado argelino de Gao, en las manos de los extremistas desde hace semanas. Todavía no se ha confirmado oficialmente la noticia, pero parece que es verdad”, dice el P. Dembele.
“Ante estos acontecimientos, nos preguntamos cuál será la reacción del gobierno de Malí. Hace algunos días, hablando con un periodista al que hombres del MUJAO habían maltratado en Goa, el Primer Ministro había declarado que el ejército se prepara para reconquistar el norte, pero cuándo y cómo no se sabe”.
En la actualidad, parece que la iniciativa se encuentra en las manos de los extremistas islámicos. “Por el momento, no parece posible el avance militar hacia Bamako de los grupos armados que controlan el norte, pero en el plano ideológico y de propaganda hay señales inquietantes. En algunas mezquitas de Bamako, por ejemplo, han aparecido predicadores extremistas que han realizado una especie de mitin, pero que, hasta ahora, las poblaciones locales no han apreciado”, dice P. Dembele.
Por último, las poblaciones en fuga del caos del norte, se encuentran afrontando las fuertes lluvias que han afectado Malí, y que han provocado inundaciones en algunas zonas. “Las lluvias agravan una situación ya precaria por la crisis alimentar, porque favorecen la difusión del cólera. En el plan infectivo, las condiciones que más preocupan se encuentran en el norte, aunque también en el sur se han señalado casos de cólera. La situación humanitaria continúa, pues, siendo preocupante”, concluye el P. Dembele. (L.M.) (Agencia Fides 3/9/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network