http://www.fides.org

Africa

2012-06-30

AFRICA/BURKINA FASO - En el Sahel 10 millones de personas, 1 millón de niños, sujetas a la inseguridad alimentaria

Ouagadougou (Agencia Fides) - Más de 10 millones de personas en el Sahel sufren diversas formas de inseguridad alimentaria. De éstos, un millón son niños que sufren de desnutrición grave y otros 2 millones de desnutrición menos aguda. Estos datos han sido presentados por Su Exc. Mons. Paul Ouedraogo, Arzobispo de Bobo-Dioulasso y Presidente de OCADES-Cáritas Burkina, en la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible (UNCSD), también conocida como Río +20, que se ha celebrado del 20 al 22 de junio 2012 en Río de Janeiro. Los países más afectados por la crisis alimentaria son: Níger (con 5 millones y medio de personas que sufren), Malí (3 millones), Burkina Faso (1,7 millones) y Senegal (850.000).
Las causas de la crisis son la escasa cosecha en la temporada 2011-12, como consecuencia de la escasez de lluvias, y más en general de la reducción de la productividad en los países de la región (Mauritania, Níger, Senegal, Malí, Burkina Faso, el Chad) causada por el cambio climático. En el caso de Malí, además se añaden la violencia y la inseguridad en el norte del país, lo cual ha generado una gran afluencia de refugiados hacia los países vecinos (sólo en Burkina Faso hay 150.000 refugiados de Malí).
Las consecuencias de la crisis alimentaria son, según los informes de Mons. Ouedraogo, la reducción del número y de la cantidad de las comidas diarias, la pérdida de ganado, la migración de los jóvenes a las grandes ciudades.
Para abordar este problema, el Presidente de OCADES-Caritas Burkina indica varios pasos a realizar: establecer un sistema de alerta de las condiciones climáticas; mejorar la redistribución de los recursos alimenticios en la zona; establecer fondos de emergencia; formar a los agricultores en nuevas técnicas agrícolas; construir pozos y presas; diversificar las fuentes de ingresos (actualmente el 80% de la población activa trabaja en la agricultura, que representa entre el 30 y el 40 del PIB de los países del Sahel).
“Los países del Sahel tienen la capacidad para hacer frente a la crisis. Lo único que necesitan son recursos para fortalecer las acciones que ya están en marcha en la zona. Al invertir en el fortalecimiento de la capacidad de recuperación, los partner podrán ofrecer a los países que sufren la crisis alimentaria una oportunidad maravillosa de responder en primera persona, de la forma más eficaz y en las situaciones más difíciles en las que viven”, concluye Mons. Ouedraogo (L.M.) (Agencia Fides 30/6/2012)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network