AMERICA/ESTADOS UNIDOS - Esperanza y cautela de los Obispos después de la sentencia del Tribunal Supremo en materia de inmigración

martes, 26 junio 2012

Washington (Agencia Fides) – Un paso hacia delante hacia una reforma humana de la inmigración, pero que debe ser considerado con cautela, porque todavía no existe un sistema de inmigración justo: es lo que se indica en la nota publicada por la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de América, enviada a la Agencia Fides, sobre la decisión del Tribunal Supremo del 25 de junio que ha rechazado algunas de las disposiciones contenidas en la ley de inmigración en Arizona. En particular las que habrían permitido las detenciones sin orden judicial de las personas sospechosas de un delito que implique la expulsión, que establecería como delito la búsqueda de trabajo en el estado, que habría convertido la presencia de los sin papeles en un crimen de estado, pero ha dejado en vigor el control total de las autoridades sobre los migrantes.
Los Obispos han encontrado motivos para la esperanza en la decisión (Arizona contra los Estados Unidos), ya que creen que refleja su apelo para que las leyes de inmigración sean más humanas y justas, y su preocupación de que tales leyes podrían dividir a las familias (véase Fides 1/6/2012). La cautela se debe a que se podría añadir una nueva disposición según la cual los inmigrantes deberán llevar los documentos encima.
La nota firmada por el Arzobispo de Los Ángeles, Su Exc. Mons. José H. Gómez, Presidente de la Comisión para la Migración de la Conferencia Episcopal, afirma que “la decisión de la Corte Suprema de no aceptar todas las disposiciones de Arizona, confirma el importante papel del gobierno federal en materia de inmigración”; al mismo tiempo pide al Congreso que tome medidas para poner en práctica una reforma urgente de la ley. El texto también recuerda que la Iglesia Católica en los Estados Unidos va a seguir luchando por una “reforma del sistema migratorio nacional, que sea humana y justa”. “La Iglesia seguirá estando al lado de los trabajadores migrantes y sus familias, siempre en busca de la justicia”, concluye el Arzobispo Gómez (CE) (Agencia Fides, 26/06/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network