AMERICA/GUATEMALA - “Cuando la represión empezó, la Iglesia no calló”: el testimonio del Cardenal Quezada

miércoles, 6 junio 2012

Ciudad de Guatemala (Agencia Fides) – Son muchos los testimonios que hemos recibido en la Agencia Fides sobre el valioso papel desempeñado por el Cardenal Rodolfo Quezada Toruño, Arzobispo emérito de Guatemala, que ha fallecido el 4 de junio a los 80 años de edad, como protagonista del diálogo entre el gobierno y la guerrilla. Un diálogo que concluyó con la firma de los históricos “Acuerdos de Paz” (véase Fides 4/1/2012), que pusieron fin en 1996, a 36 años de conflicto interno, que dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos
En la entrevista, que el Cardenal concedió al diario guatemalteco “La Prensa” hace algunos años, el Purpurado recordaba que cuando fue nombrado Obispo auxiliar de Zacapa (1972) tuvo que mediar con las autoridades para exigir la liberación de muchos presos. “Había mucha violencia contra la iglesia durante ese periodo – dijo Quezada Toruño en la entrevista -, cuatrocientos catequistas y 13 sacerdotes fueron asesinados en esos años... creo que la razón fue que la iglesia de Guatemala había adoptado la opción a favor de los pobres, y cuando la represión empezó, la iglesia no se quedó callada”.
El Cardenal recuerda en la entrevista que “los Acuerdos de Paz, no se limitaban a detener la violencia, sino que eran un acuerdo público entre el Gobierno y las fuerzas revolucionarias para tomar medidas que apuntasen al reconocimiento de la identidad y de los derechos de los pueblos indígenas, la promoción de la educación, la desmilitarización de la seguridad pública, entre otros”.
El Papa Benedicto XVI ha enviado un telegrama en el que dice estar “profundamente entristecido” por la muerte del Cardenal Rodolfo Quezada Toruño, y recuerda “el servicio intenso y generoso” prestado a la Iglesia por el difunto Cardenal, como “Pastor comprometido con la misión evangelizadora”. El Presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, Su Exc. Mons. Rodolfo Valenzuela Núñez, Obispo de Verapaz, ha expresado sus condolencias en nombre de todos los Obispos, con estas palabras: “Ha sido una figura importante para el país, no sólo para la Iglesia, sino también para la vida política y social” (CE) (Agencia Fides, 06/06/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network