ASIA/NEPAL - El Vicario Apostólico: “Menos corrupción, más unidad: es urgente ultimar la Constitución”

miércoles, 14 marzo 2012

Kathamandu (Agencia Fides) – El futuro político de Nepal podrá ser de color de rosa si “se combaten eficazmente la corrupción y el clientelismo de la política, si las fuerzas en campo se unen para el bien común. Es urgente superar las diferencias y ponerse de acuerdo para terminar los trabajos sobre la nueva Constitución, que protege los derechos y libertades de todos”: lo afirma en una entrevista con la Agencia Fides, el Vicario Apostólico de Nepal, Su Exc. Mons. Anthony Sharma, SJ, mientras que la asamblea constituyente está trabajando en la elaboración de la Constitución. El documento, después de numerosos retrasos, debe ser completado antes de finales de mayo de 2012, rediseñando la arquitectura del Estado y las normas fundamentales.
Sobre la situación política, el Vicario señala que “el nuevo Primer Ministro, Baburam Bhattarai, ha recibido una educación cristiana, es una persona de sólidos valores morales, y este es un buen augurio para el futuro de la nación”. Pero, continúa, “el problema es la coalición que gobierna, demasiado compleja, y la excesiva fragmentación de las fuerzas políticas: en un país pequeño tenemos más de 600 miembros del parlamento y un ejecutivo gigantesco”. La acción política, señala Mons. Sharma, a menudo está marcado por “la corrupción y el amiguismo” mientras que “la sociedad civil se lamenta que es muy poco el dinero público destinado al desarrollo, trabajo, empleo, ayudas a las familias”. El Primer Ministro está condicionado - continúa analizando el Vicario - “porque todos los partidos políticos hacen su juego, pero el objetivo parece ser el poder mismo y no el compromiso de mejorar las condiciones del pueblo. El ansia de poder y riqueza es el obstáculo más grave para el país”.
En esta fase, un paso urgente a dar es finalizar la redacción de la Constitución, según el Obispo. “El trabajo se ve obstaculizado por las exigencias de los partidos, condicionado por los grupos pequeños: todo el mundo quiere asegurarse un pequeño espacio de poder. Todavía quedan tres meses de tiempo, pero muchos son pesimistas. El Tribunal Supremo ha determinado que no habrá nuevas prologas. Si el trabajo no se completa, se abriría una fase de gran incertidumbre e inestabilidad para el país: estamos muy preocupados. La gente ha perdido la paciencia y pide un hálito de conciencia a la política”.
En la Constitución, recuerda el Vicario, “la Iglesia ha pedido la libertad religiosa, la laicidad del estado, el respeto de los derechos humanos fundamentales”.
Esta fase de estancamiento político y social, concluye, “tiene un fuerte impacto en la sociedad. Los precios son muy altos, los salarios son bajos, la pobreza y el subdesarrollo afectan a la población. La Iglesia está trabajando a nivel social, junto con las Ong locales, especialmente por las mujeres y niños, en áreas donde los programas de asistencia del gobierno no suelen llegar”. (PA) (Agencia Fides 14/3/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network