http://www.fides.org

Africa

2012-02-21

AFRICA/MAURITANIA - Sequía y malnutrición hacen estragos en el país: 12 millones de personas en riesgo de inseguridad alimentaria y hambre en el Sahel

Nouakchot (Agencia Fides) – La mayoría de los habitantes de Douerara, un pequeño pueblo situado a unos 800 kilómetros al este de Nouakchot, la capital de Mauritania, viven en una zona arenosa y rocosa inmersa en el Sahel. Debido a la sequía, desde principios de febrero, casi seis meses antes de la llegada de las próximas lluvias, la población no dispone de alimentos, los cultivos se han perdido y las personas se ven obligadas a comprar arroz con créditos, pero no tienen ni carne ni leche. Además de Mauritania, otros países del Sahel, como Burkina Faso, Chad, Malí, Níger y las regiones del norte de Camerún, Nigeria y Senegal, se encuentran en la misma situación. Según los organismos humanitarios, doce millones de personas sufren grave inseguridad alimentaria y hambre.
Mauritania, tiene las reservas de agua potable más pequeñas del mundo, es una de las naciones más afectadas. Un tercio de la población ya está en riesgo de hambre. Según los expertos en nutrición locales del centro sanitario de Kiffa, un pequeño pueblo al sur-oeste, la situación es muy grave, especialmente para los niños más pequeños. Cada semana, cada vez más personas acuden a la clínica en busca de ayuda. No hay leche ni alimentos, y la población lucha constantemente por sobrevivir, especialmente los niños más pequeños. Una crisis alimenticia puede causar la muerte de un 60% de los niños desnutridos, pero la cifra de este año podría ser aún mayor, ya que la región aún no se ha recuperado de la grave sequía del 2010.
El Sahel es una región en crisis permanente, que vive en estado crónico de inseguridad alimentaria. Incluso durante un año "normal", la mitad del total de los niños menores de 5 años sufren de desnutrición crónica. Las estadísticas superan el umbral del 10%, el límite del estado de emergencia. Además, para agravar la situación en Mauritania y otros países de la región, se ha producido un dramático aumento del precio de los alimentos, mientras que los de la ganadería, que constituye el principal valor en la región, se ha reducido drásticamente cuando los pastos han empezado a secarse.
Por los caminos se encuentran esqueletos de cabezas de ganado que han muerto de hambre o sed. La región sur de Hodh El Gharbi, es una de las más afectadas de Mauritania. La salud de la población se está deteriorando rápidamente. Desde el año 2000, las cosechas están disminuyendo continuamente debido a la escasez de lluvias que son cada vez más impredecibles. (AP) (21/2/2012 Agencia Fides)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network