AMERICA/CUBA - El Cardenal Ortega bendice públicamente a los atletas y los aficionados del béisbol

lunes, 5 diciembre 2011

La Habana (Agencia Fides) - "Espero que mi bendición se capaz de atravesar las paredes del estadio y llegue a todos los aficionados que están ahí, y a todos los jugadores que juegan en la actualidad". Con estas palabras, en un evento que no tiene precedentes, el Arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, durante la procesión de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, en el parque de las afueras del estadio principal de béisbol en Cuba, en el Parque latinoamericano, envió una bendición para los jugadores que estaban en ese momento a punto de iniciar un partido del campeonato nacional, que se ha extendido a todos los jugadores de béisbol de la isla y los atletas cubanos en general.
La ceremonia tuvo lugar en la tarde del sábado, 3 de diciembre, cuando la comitiva encabezada por el cardenal, en el contexto de las peregrinaciones de los 400 años de la devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre, hizo un alto en el parque en frente del estadio. La peregrinación fue organizada por la Conferencia Episcopal de Cuba y recorrerá todas las diócesis de la isla, su etapa en la capital finalizará el 30 de diciembre con una gran Eucaristía.
De la información recibida a la Agencia se sabe que el cardenal, rodeado de cientos de fieles, tomó el micrófono a unos metros del estadio y dijo: "Espero que llegue (la bendición) hasta el interior, incluso a los jugadores que están comenzando el partido ("Industriales", el equipo de la capital contra el "Artemisa", el equipo de la provincia). Nuestra oración a la Virgen de la Caridad es para el equipo local, para que llegue a la final", dijo el cardenal. "Pero también orar por el equipo de Artemisa, para que pueda tener una buena temporada, ya que es un equipo nuevo y de una nueva provincia", dijo después. "La Caridad (en alusión a la Virgen de la Caridad), significa el amor, que debe existir entre todos los cubanos, debe nacer en el hogar, en la familia, debe conciliar a los que están lejos, debe unir más a las personas que ya están unidas. El amor también debe existir en el trabajo, no vivir con rencores, en todas las actividades, no sólo en el deporte sino en todas las cosas humanas, hay que sembrar siempre más reconciliación, amor y paz", concluyó el Cardenal.
La devoción popular de los cubanos a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre es grande y se extiende por todo el territorio nacional. En 2012, se cumple el cuarto centenario del descubrimiento de la imagen de la Virgen, y los cubanos se están preparando para este importante aniversario con un período de tres años (ver Fides 9/3/2010). (CE) (Agencia Fides 5/12/2011)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network