http://www.fides.org

Asia

2011-10-26

ASIA/YEMEN - Desastre humanitario: Un niño de cada 3 está desnutrido, y los hospitales están abarrotados o cerrados, difícil el acceso al agua

Saada (Agencia Fides) - Yemen está al borde de un desastre humanitario real y grave. En algunas zonas del país la inmunización sistemática de los niños disminuyó en un 40%, impulsando la rápida propagación de las epidemias de poliomielitis y sarampión, además del creciente colapso de los servicios públicos. La advertencia viene de funcionarios de UNICEF en Yemen. Cada día cientos de miles de personas se enfrentan a la inseguridad alimentaria. La situación es trágica, incluso según el Programa Mundial de Alimentos (PMA) que ha definido el país como crónicamente subdesarrollado". En Yemen se encuentra la segunda tasa más alta de desnutrición crónica en el mundo, después de Afganistán, y aproximadamente la mitad de la población vive en un estado de extrema pobreza. Más de la mitad de los niños menores de cinco años sufren de desnutrición crónica. Según UNICEF, los resultados preliminares de un estudio realizado en el mes de septiembre en la provincia de Abyan, que desde el pasado 28 de mayo es campo de batalla entre las tropas gubernamentales y los militantes islámicos, se estima una tasa global de malnutrición aguda (GAM) del 18,6%, una cifra que superó el umbral de un estado de emergencia, de los cuales 3,9% son casos de desnutrición aguda y el 14,7% fueron casos moderados. Incluso en la región de Saada se siguen identificando las altas tasas de desnutrición y los niños son las víctimas más vulnerables. Los conflictos, la pobreza, la sequía, el aumento de precios de los alimentos y el colapso de los servicios del Estado siguen siendo las causas de graves problemas para la supervivencia de millones de personas, entre ellas 100.000 desplazados por los recientes combates en el sur, miles de refugiados del Cuerno de África, y 300.000 personas desplazadas por los precedentes conflictos en el norte. En algunas partes del país 1 de cada 3 niños está desnutrido, los hospitales y las clínicas están saturadas o cerradas, y el acceso al agua potable es cada vez más difícil. Decenas de miles de niños han dejado de ir a la escuela porque los colegios estaban cerradas. Tanto el PAM, como UNICEF creen que el camino para la reanudación de esta población devastada por la guerra va a ser muy lento y difícil. (AP) (Agencia Fides 26/10/2011)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network