OCEANIA/PAPUA NUEVA GUINEA - La misión "de la santidad de la familia", siguiendo el ejemplo del Beato Peter To Rot

martes, 11 octubre 2011

Rabaul (Agencia Fides) - La familia está llamada a ser "iglesia doméstica", un lugar donde se respira y se vive la santidad: es la invitación del arzobispo de Rabaul, su excelencia monseñor Francesco Panfilo sdb, dirigida a los fieles durante el mes de las misiones, que en la comunidad católica local se centra en el tema de la vida cristiana y la oración en la familia. El brillante ejemplo para las familias de la diócesis, remarca el arzobispo, es el beato Pedro To Rot, del cual la Iglesia local celebra, en 2011, en el centenario de su nacimiento. Peter To Rot - el primer nativo de Papua Nueva Guinea inscrito el Libro de los Santos de la Iglesia Católica en 1995 - fue martirizado en el año 1945 por la inyección letal durante la ocupación japonesa de Rabaul, por "defender la santidad de la vida matrimonial y el sacramento del matrimonio", recuerda monseñor Panfilo en un comunicado enviado a la Agencia Fides. El tema general del Año Jubilar es "Amaos los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 15,12) y "el principal objetivo del Centenario (que durará hasta el 30 de diciembre 2012), es la renovación de la vida familiar". Esto se hará, explica el arzobispo a Fides, "a través del estudio de los valores del Evangelio como el fundamento de la vida familiar, para conocer y apreciar más el sacramento del matrimonio".
De esta manera la implementación del plan pastoral de la arquidiócesis, que pretende descubrir "la visión de la familia como iglesia doméstica, un lugar donde los padres y los niños reflejan la imagen de la Santísima Trinidad, y donde las relaciones de amor son testimonio del amor cristiano", dice el prelado.
El arzobispo envió a los fieles, durante el octubre misionero, su primera carta pastoral en la que recordó que "la Eucaristía es centro y cumbre de la vida de cada sacerdote," es un " derecho para los cristianos ". "En la mayoría de las culturas de Papúa Nueva Guinea y de las Islas Salomón, el baile de grupos con trajes tradicionales se utiliza en las celebraciones más importantes de la vida de la gente. Estas danzas expresan la alegría, la felicidad y la unidad del pueblo durante la misa ", escribe el arzobispo, recordando a los fieles que" no hay mejor manera de construir la comunidad cristiana que a través de la Sagrada Eucaristía, el centro de la Iglesia ".
El mismo entusiasmo, destaca monseñor Pánfilo citando las palabras del Papa Benedicto XVI, se expresa en el Domingo Mundial de las Misiones, que se celebra el 23 de octubre. "La misión universal implica a todos y a todo. El Evangelio no es una posesión exclusiva de aquellos que lo recibieron, sino un don para ser compartido y una buena noticia para los demás ", concluye el arzobispo, invitando a los fieles a redescubrir el espíritu misionero. (PA) (Agencia Fides 11/10/2011)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network