http://www.fides.org

Africa

2009-11-30

ÁFRICA/GUINEA - Comienza el diálogo entre la junta y la oposición; un grupo de guineanos critica la interpretación étnica y religiosa de los hechos del 28 de setiembre

Conakry (Agencia Fides) - Recomienzan el día de hoy, 30 de noviembre, en Ouagadougou, capital de Burkina Faso, las negociaciones entre la junta militar de Guinea y las “Fuerzas Vivas”, la sigla bajo la cual se presentan distintos grupos de oposición. El mediador es el Presidente de Burkina Faso Blaise Compaoré. “Durante la suspensión de las negociaciones me ha impresionado el silencio del Jefe de la Junta militar, Moussa Dadis Camara, por lo general bastante locuaz. Me parece que este silencio es un indicio de que la junta a aceptado plenamente la mediación y que cree en las negociaciones” declara para la Agencia Fides una fuente de la Iglesia local que por motivos de seguridad prefiere permanecer en el anonimato.
Las “Fuerzas Vivas” siguen insistiendo en que habría que alejar del poder a Dadi, pero por lo demás no parecen haber alcanzado una plataforma común de negociación.
En los días pasados llegaron a Guinea los componentes de la Comisión de investigación de la ONU sobre la masacre del 28 de setiembre en el estadio de Conakry, que provocó cerca de 150 muertos. Recientemente Human Rights Watch (HRW) publicó un informe sobre este crimen que suscito una carta de protesta de un grupo de ciudadanos guineanos, tanto cristianos como musulmanes. En la carta, envidada a la Agencia Fides, se le reclama a HRW haber publicado el informe antes que se iniciara la investigación de la ONU sobre los hechos del 28 de setiembre. “Visto que vuestro informe indica ya los culpables, sin respetar la presunta inocencia, nos preguntamos ¿cuál será la razón de la investigación internacional anunciada por las Naciones Unidas?”.
La carta se opone sobre todo a la interpretación étnica y religiosa de los hechos del 28 de setiembre presentada por HRW, según la cual las fuerzas de seguridad compuestas por cristianos y animistas provenientes de la Guinea forestal habrían agredido a los Peul, musulmanes de la costa. “La manifestación del 28 de setiembre era una manifestación política que respondía a un llamado de todas las fuerzas vivas de Guinea y no una reunión de un grupo étnico o religioso particular”, afirma la carta, en la que se dan nombres de personalidades cristianas y de Guinea forestal que manifestaron contra la junta y que fueron golpeadas por la violencia de los militares. “En conclusión la referencia a la dimensión étnica y religiosa en vuestro informe constituye una peligrosa desviación que busca echar gasolina en el fuego en la situación actual de Guinea y a enfrentar a los musulmanes con los forestales y con los cristianos” concluye la carta. (L.M.) (Agencia Fides 30/11/2009 – líneas: 30, palabras: 456)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network