VATICANO - El Papa concluye las catequesis sobre San Pablo: "permanece luminosa ante nosotros la figura de un apóstol y de un pensador cristiano extremadamente fecundo y profundo, de cuya cercanía cada uno de nosotros puede sacar provecho" - Llamamiento por Sri Lanka

jueves, 5 febrero 2009

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En la audiencia general de miércoles 4 de febrero, el Santo Padre Benedicto XVI ha concluido el ciclo de catequesis sobre San Pablo Apóstol centrándose en su muerte y su herencia. "La antigua tradición cristiana testimonia unánimemente que la muerte de Paolo tuvo lugar como consecuencia del martirio en Roma" ha recordado el Papa en su catequesis, subrayando que los escritos del Nuevo Testamento no nos reconducen el hecho y los Hechos de los Apóstoles acaban su narración haciendo mención a su reclusión. "El primer testimonio explícito sobre el fin de san Pablo - ha continuado el Pontífice - nos viene de la mitad de los años 90 del siglo I, y por tanto poco más de treinta años después de su muerte efectiva. Se trata precisamente de la Carta que la Iglesia de Roma, con su obispo Clemente I, escribió a la Iglesia de Corinto. En aquel texto epistolar se invita a tener ante los ojos el ejemplo de los Apóstoles" y, se menciona el martirio de Pedro, e inmediatamente después, el de Pablo. El Papa ha definido a continuación como es "muy interesante… en la carta de Clemente la sucesión de los dos nombres de Pedro y Pablo… Aunque ninguna fuente antigua habla de un ministerio contemporáneo suyo en Roma, la sucesiva conciencia cristiana, sobre la base de su común sepultura en la capital del imperio, los asociará también como fundadores de la Iglesia de Roma”.
Concentrándose en la figura de Pablo, Benedicto XVI ha recordado que "su martirio viene relatado por primera vez en los Hechos de Pablo, escritos hacia finales del siglo II. Éstos refieren que Nerón lo condenó a muerte por decapitación, ejecutada inmediatamente después. La fecha de la muerte varía según las fuentes antiguas, que la colocan entre la persecución desencadenada por Nerón mismo tras el incendio de Roma en julio del 64 y el último año de su reinado, el 68 … Tradiciones sucesivas precisarán otros dos elementos. Uno, el más legendario, es que el martirio tuvo lugar en las Acquae Salviae, en la Vía Laurentina, con un triple rebote de la cabeza, cada uno de los cuales causó la salida de una corriente de agua, por lo que el lugar se ha llamado hasta ahora "Tre Fontane". El otro… es que su sepultura tuvo lugar "no sólo fuera de la ciudad en la segunda milla de la Vía Ostiense, sino más precisamente "en la granja de Lucina", que era una matrona cristiana. Aquí, en el siglo IV, el emperador Constantino erigió una primera iglesia, después enormemente ampliada tras el siglo IV y V por los emperadores Valentiniano II, Teodosio y Arcadio. Tras el incendio de 1800, se erigió aquí la actual basílica de San Pablo Extramuros”.
Benedicto XVI ha subrayado a continuación la "extraordinaria herencia espiritual" dejada por Pablo: ya en los Hechos de los Apóstoles aparece una gran veneración hacia el Apóstol y bien pronto sus Cartas entraron en la liturgia, "es obvio que los Padres de la Iglesia y después todos los teólogos se han nutrido de las Cartas de san Pablo y de su espiritualidad. Él ha permanecido en los siglos, hasta hoy, como verdadero maestro y apóstol de los gentiles”.
Los estudios histórico-críticos de los últimos dos siglos han subrayado sobre todo como es central en el pensamiento paulino el concepto de libertad. "En el progreso de la exégesis, sobre todo en los últimos doscientos años, crecen también las convergencias entre las exégesis católica y protestante,- ha subrayado el Santo Padre - realizando así un consenso notable precisamente en el punto que estaba en el origen de la mayor disensión histórica. Por tanto una gran esperanza para la causa del ecumenismo, tan central para el Concilio Vaticano II”.
El Pontífice ha concluido su catequesis sobre la herencia dejada por San Pablo señalando diversos movimientos religiosos, "surgidos en la edad moderna en el seno de la Iglesia católica, que se remiten a san Pablo” y ha puesto en evidencia que "permanece luminosa ante nosotros la figura de un apóstol y de un pensador cristiano extremadamente fecundo y profundo, de cuya cercanía cada uno de nosotros puede sacar provecho… Tender hacia él, tanto a su ejemplo apostólico como a su doctrina, será por tanto un estímulo, si no una garantía, para consolidar la identidad cristiana de cada uno de nosotros y para la renovación de toda la Iglesia”.
Al término de los saludos en las diversas lenguas, Benedicto XVI ha lanzado un llamamiento por Sri Lanka con estas palabras: " Sigue suscitando preocupación la situación de Sri Lanka. Las noticias de un recrudecimiento del conflicto y del creciente número de víctimas inocentes me inducen a dirigir un apremiante llamamiento a los combatientes para que respeten le derecho humanitario y la libertad de movimiento de la población, hagan lo posible por garantizar la asistencia a los heridos y la seguridad de los civiles y consientan la satisfacción de sus urgentes necesidades alimentarias y médicas. La Virgen santa de Madhu, muy venerada por los católicos y también por los pertenecientes a otras religiones, apresure en día de la paz y de la reconciliación en ese querido país”. (S.L) (Agencia Fides 5/2/2009; Líneas: 60 Palabras: 905)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network