http://www.fides.org

Vaticano

2004-04-05

VATICANO - El Papa abre los ritos de la Semana Santa: “Queridos jóvenes, no tengáis miedo de proclamar en toda circunstancia el Evangelio de la Cruz. ¡No tengáis miedo de ir contracorriente!”.

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - “En el clima de alegría, obscurecido por la tristeza, que caracteriza al Domingo de Ramos, celebramos la decimonovena Jornada Mundial de la Juventud. Este año tiene por tema “Queremos ver a Jesús”, la petición que presentaron “algunos griegos” a los apóstoles al llegar a Jerusalén para la fiesta de Pascua. Ante la multitud confluida para escucharle, el Señor proclamó: “Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí”. Esta es su respuesta: todos los que buscan al Hijo del Hombre le podrán ver, en la fiesta de Pascua, como auténtico Cordero inmolado por la salvación del mundo”. Es un trozo de la homilía pronunciada por el Santo Padre Juan Pablo II el Domingo de Ramos, durante la Celebración que presidió en la plaza de San Pedro, el domingo 4 de abril. El Papa bendijo los ramos, después celebró la Santa Misa de la pasión del Señor en la que tomaron parte, por ser la XIX Jornada Mundial de la Juventud, jóvenes de Roma y de otras diócesis del mundo.
“Jesús muere en la Cruz por cada uno y cada una de nosotros. La Cruz es, por tanto, el signo más grande y elocuente de su amor misericordioso, el único signo de salvación para toda generación y para toda la humanidad”, dijo el Santo Padre durante la homilía recordando que hace veinte años, al termino del Año Santo de la Redención, entregó a los jóvenes la gran Cruz de aquel Jubileo, exhortándoles a ser fieles discípulos de Cristo. “Desde entonces la Cruz sigue atravesando numerosos países, en preparación de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Durante sus peregrinaciones ha recorrido los continentes: como una antorcha pasada de mano en mano, ha sido llevada de país en país; se ha convertido en el signo luminoso dela confianza que alienta a la jóvenes generaciones del tercer milenio”. Después, el Papa entregó de nuevo la Cruz como hace veinte años: “Ciertamente el mensaje que comunica la Cruz no es fácil de comprender en nuestra época, en la que el bienestar material y las comodidades son propuestos y buscados como valores prioritarios. Pero vosotros, queridos jóvenes, no tengáis miedo de proclamar en toda circunstancia el Evangelio de la Cruz. ¡No tengáis miedo de ir contracorriente!”.
Al término de la celebración del Domingo de Ramos, el Papa recitó la oración del ángelus con los fieles en la Plaza de San Pedro y con cuantos estaban unidos, vía satélite, desde Berlín. En la ciudad alemana tenía lugar un encuentro de jóvenes para acoger la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que llegando desde Sarajevo, ha comenzado la peregrinación por Alemania. El Papa se dirigió en particular a los jóvenes alemanes con estas palabras: “Con gran alegría os saludo, jóvenes alemanes, que con vuestros animadores y asistentes espirituales os reunís en torno a la Cruz, que ha recorrido numerosos países de Europa. La Cruz partirá ahora para atravesar vuestro país y para llegar finalmente a Colonia, donde en agosto de 2005 se celebrará la 20º Jornada Mundial de la Juventud”. Animo a toda la Iglesia de Alemania para que se movilice para esta gran cita.”. Por último Juan Pablo II saludó a los participantes en el VIII Forum Internacional de Jóvenes organizado por el Pontifico Consejo para los Laicos, a los jóvenes romanos y de otras partes del mundo reunidos en Roma para la Semana Santa. (SL) (Agencia Fides 5/4/2004 Líneas: 40 Palabras: 600)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network