http://www.fides.org

Dossier

2004-03-27

AFRICA/SIERRA LEONA - “El desafío más importante es recuperar la identidad de los niños obligados a combatir y matar” dice un misionero que trabaja ayudando a los niños soldado en Sierra Leona

Freetown (Agencia Fides) - “El desafío mas importante que debemos afrontar es el de recuperar la identidad de los niños y jóvenes” dice a la Agencia Fides el P. Giuseppe Berton, misionero Javeriano que trabajan en Sierra Leona y tiene una amplia experiencia en la recuperación de los niños enrolados a la fuerza para combatir en La guerra civil estalló en Sierra Leona en 1991 y ha durado, con fases alternativas, hasta enero del 2002. El conflicto, que ha provocado 200.000 muertos, se ha caracterizado por las atrocidades cometidas a gran escala contra la población civil: rapiñas, amputaciones, enrolamientos forzados de niños soldado. El grupo de guerrilla del Frente Revolucionarios Unidos (RUF) ha sido acusado de la mayoría de estos crímenes, que ahora están siendo examinados por un tribunal instituido por las Naciones Unidas.Según los datos de las Naciones Unidas, en Sierra Leona entre mayo del 2001 a enero del 2002 han sido movilizados 6.845 niños soldado que han luchado tanto en las filas de los rebeldes como en las filas gubernativas.
“Ahora que el proceso de desarme de los niños ha finalizado, comienza la difícil fase de su reinserción en la vida civil” dice el P.Berton. “Son todavía niños, aunque han saltado algunas etapas de su evolución psicológica y han vivido ya experiencias terribles a lo largo de la guerra civil. Ademas como han participado en las violencias que han afectado al país, la población civil, como ha experimentado la violencia que ha envuelto al país, no siempre son capaces de aceptarlos y ayudarlos a volver a una existencia normal”.
Según el P. Berton, “estos chicos deben además adaptarse a la vida civil, objetivo nada fácil porque muchos de ellos fueron arrancados de sus familias a muy tierna edad y sólo han conocido la guerra. Muchos de estos niños no tiene ya familia ni una casa donde vivir”. “Esto provoca una inadecuación psicológica profunda” prosigue el P. Berton. “En la ciudad una persona es definida por una serie de datos: dirección., trabajo etc... Y, estos chicos no tienen nada de todo esto. Uno de nuestros objetivos es el de darles una casa, una familia, para que puedan recuperar una identidad social, un ambiente en el que puedan reconocerse y puedan identificarse”.
“Estos problemas afectan sobre todo a los chicos más grandes, algunos de los cuales se encuentran en el umbral de la edad adulta, sin haber recibido instrucción y sin trabajo. Hemos promovido por ello, programas de alfabetización y escuelas técnicas para hacer que estos niños consigan una instrucción profesional”.
“Los niños mas pequeños por el contrario, van a la escuela y quizá para ellos es más fácil readaptarse a la vida civil porque retoman un camino interrumpido a la fuerza” dice el P. Berton quien añade: “Desgraciadamente no siempre es posible ayudar a todos y algunos de estos chicos caen en el infierno de la droga que representa de todas formas una problema menos dramático que la falta de trabajo”.
“La guerra ha dejado pues heridas profundas en el país, pero los chicos que han luchado no tiene odio en el corazón. Cuando se reúnen y recuerdan los dramáticos días de la guerra con frecuencia se ríen. Uno dice: ‘aquel día yo estaba atacando ese poblado, y tu ¿que hacías?’; el otro responde: ‘yo estaba en la otra parte escapando de ti’ y todo termina con una risotada general.” Recuerda el P. Berton.
En Africa, todavía hay niños soldado en las guerras y combates de Burundi, República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Liberia, Somalia, Sudán y Uganda.
(LM) (Agencia Fides 27/3/2004 Líneas: 46 palabras: 621)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network