http://www.fides.org

Asia

2004-03-26

AFRICA/COSTA DE MARFIL - Costa de Marfil está cada vez más dividida después de los enfrenamientos de ayer que provocaron 25 muertos y varios heridos: lo más triste es que ninguno piensa verdaderamente en el bien de la nación

Abidján (Agencia Fides) - Al menos 25 muertos y varios heridos. Es el balance de los enfrenamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes, que se produjo ayer, 25 de marzo, en Abidján, capital económica de Costa de Marfil, donde estaba prevista una manifestación organizada por los partidos de la oposición. “La gente no consiguió salir del barrio donde vivía porque la policía y el ejercito bloquearon los puntos estratégicos de la ciudad” dicen a la Agencia Fides fuentes de la Iglesia local contactadas en Abidján. “La manifestación fue pues bloqueada en su mismo nacimiento porque los que pretendía participar no consiguieron llegar a los puntos previstos por los organizares para iniciar la marcha” dicen las fuentes de Fides. “Para impedir el movimiento de las personas, el Presidente Gbagbo convocó un día de suspensión del trabajo y estudios. Las escuelas permanecieron cerradas y los trabajadores obligados permanecer en casa con la jornada retribuida”.
Se produjeron enfrenamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes que querían forzar los puestos de bloqueo. Se usaron helicópteros para derramar gas lacrimógeno y grupos de combate controlaban amenazantes la ciudad La televisión nacional mostró los restos de dos policías desmembrados con machetes. “Presidencia y oposición se pasan la responsabilidad de los sucesos. El partido del Presidente acusa a la oposición de haber intentado una insurrección armada. Los opositores afirman que sus seguidores no tenían armas y que la responsabilidad de los muertos recae en las fuerzas del orden” dice nuestra fuente.
Siete partidos que han salido del gobierno de unidad nacional, organizaron la manifestación de protesta, acusando al Presidente de no respetar los acuerdos de Marcuossis (Francia) firmados en enero del 2003, para poner fin a la guerra civil que estalló en septiembre del 2002. El país se encuentra todavía dividido en dos, con el norte y oeste controlados por las “Fuerzas Nuevas” sigla que reúne los 3 movimientos rebeldes que desencadenaron la guerra civil.
“En la ciudad reina ahora una calma aparente. Las calles continúan bajo la vigilancia de la policía y el ejército. Las escuelas están todavía cerradas y muchas personas tampoco han acudido hoy al trabajo” afirman nuestras fuentes. Los partidos de oposición han anunciando que quieren organizar hoy, 26 de marzo, otra manifestación.
En Bouaké, principal ciudad al norte en manos de las “Fuerzas Nuevas”, reina la calma. “Los rebeldes no admiten ninguna forma de desacuerdo. Ayer se produjeron algunas manifestaciones en apoyo de los opositores al Presidente” dice a Fides una fuente de la Iglesia local. “Desgraciadamente no existen ninguna voluntad de dialogo. La televisión de los rebeldes es la única en afirmar que ayer se produjeron 50 muertos en los enfrenamientos, aumentando así el odio y el resentimiento. Quizá se quiere empujar la situación para obligar a la comunidad internacional a intervenir haciendo dimitir al Presidente, un poco como ha sucedido en Liberia, con Taylor y en Haití con Aristide”.
“Lo más triste de todos estos sucesos es que, aunque la manifestación se hubiese desarrollado sin problemas, el país está de todas formas dividido. En vez de pensar en el bien común, solo se piensa en los intereses personales y del partido” afirman las fuentes de Fides. “No se ha oído nunca una intervención de un exponente político dirigido verdaderamente al bien de la nación. Aparte de las vidas humanas, este es el hecho más triste de los últimos sucesos”.
(LM) (Agencia Fides 26/3/2004 Líneas: 44 palabras: 601)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network