http://www.fides.org

Asia

2004-01-15

ASIA/HONG KONG - UNA DE LAS PISTAS PARA PARAR LOS FOCOS DE INFECCIÓN ANIMAL-HOMBRE: MAYOR INSPECCIÓN VETERINARIA Y PROHIBIR LA MATANZA DIRECTA DE LOS ANIMALES EN EL MERCADO

Hong Kong (Agencia Fides) – La gente de Hong Kong está preparada a responder con prontitud a cualquier alarma pero actualmente no hay preocupación. Fuentes de Fides de la Iglesia local de Hong Kong dicen que existe un poco de preocupación por los dos nuevos caso de SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) registrados, pero la situación es muy distinta de la del año pasado: hoy todo está bajo control y no parece que haya peligro de una nueva epidemia, la cual estalló sobre todo por el silencio y dilaciones del gobierno chino”. Lo que si viene a la mente de los ciudadanos de la ex colonia en estos días al leer las noticias sobre la “gripe aviar o del pollo” que hasta el momento ha afectado a Vietnam y Corea, es la recuerdo de la gripe aviar de Hong Kong que se produjo entre 1997-98.
En ambos casos los investigadores han señalado que la posibilidad de transmitir el virus del animal al hombre puede estar relacionado con algunos hábitos culturales y alimentarios en boga en los países asiáticos.
Sobre el origen de la epidemia de SARS que estalló en China y sobre el procesos de contagio, los observadores sostiene que el tratamiento reservado a los animales destinados a la alimentación humana es uno de los factores determinantes del nacimiento y evolución del coronavirus del SARS. Las escasas condiciones higiénicas de los mercados alimentarios, el hacinamiento de los animales domésticos con frecuencia heridos, agonizantes o moribundos en pequeñas jaulas de hierro, la matanza frente al comprador y sin control veterinario son factores que pueden haber contribuido a que surgiera el primer foco de infección.
Estos hábitos alimentarios deberían ser prohibidos cuanto antes y los mercados de animales deberían estar sometidos a un rígido control para evitar que surjan en el futuro nuevos focos de infección y epidemias.
Todavía no es posible, afirman los investigadores, determinar con certeza si uno de estos animales ha difundido el virus al hombre o si ha sido el hombre quien ha contagiado a los animales. Pero el descubrimiento refuerza la unión entre la fauna y la enfermedad en el hombre. Los chinos se alimentan de carne de “zibetto” (gato de algalia): el hombre podría haberse contagiado durante la fase de la matanza y preparación de la carne.
La Organización Mundial de la Salud ha declarado que todavía no es posible llegar a conclusiones ciertas. Los gatos de algalia podrían ser animales portadores de la infección y otras especies podrían actuar como huéspedes, como sucede en otros virus que han dado el salto de especie animal-hombre.
(Agencia Fides 15/1/2004 Líneas: 35 Palabras: 457)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network