http://www.fides.org

America

2003-11-21

AMERICA/MEXICO - “LA PÉRDIDA PROGRESIVA DE LOS VALORES EVANGÉLICOS SOCAVA LOS CIMIENTOS DE LA CONVIVENCIA SOCIAL” AFIRMAN LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL MEXICANA

Ciudad de México (Agencia Fides) – La Conferencia Episcopal Mexicana al concluir los trabajos de la Asamblea Plenaria que ha tenido lugar del 10 al 14 de noviembre, ha redactado un Mensaje final titulado “Desátenlo y déjenlo andar” (inspirado en la figura de Lázaro) en el que los Obispos reafirman “su compromiso de seguir ofreciendo un faro de luz y responder así a las expectativas que el pueblo mexicano, en general, tiene en la Iglesia Católica”. “Nuestro querido pueblo de México, que aspira a vivir y crecer, está en constante riesgo de caer en la confusión y la dispersión, consecuencia del cambio de época que nos toca vivir. La imagen de un Lázaro que duerme en la muerte nos recuerda a muchos hermanos nuestros, y nos apremia a despertarlos para que marchen por el camino de la vida” señalan los Obispos.
Los Obispos declaran que “el principio fundamental de la dignidad de la persona humana nos urge a trabajar por el respeto y la promoción de los derechos humanos; entre otros: el derecho a la vida, al trabajo, a la familia, a la vivienda, a la educación, a la salud, a una comunicación veraz y a la plena libertad religiosa” A continuación se afirman con fuerza los Obispos que “La pérdida progresiva de los valores evangélicos socava los cimientos de la convivencia social”.
“El camino de esta vida terrena – prosigue el mensaje - tantas veces regado de penalidades, injusticias, atropellos y, sobre todo, de desencantos, es un difícil reto que la fe nos pide convertir en ocasión de crecimiento en fortaleza espiritual, en fraternidad y solidaridad”.
Los Obispo mexicanos constatan también “los signos de vida y de compromiso por redoblar esfuerzos, para lograr un país en el que se viva el Estado de Derecho y en el que los ciudadanos se habitúen a conducirse con espíritu de participación y colaboración”. El punto central del mensaje lo constituye los compromisos que los Obispos asumieron al finalizar su Asamblea. Entre ellos destacan:
*Ser fermento de unidad y reconciliación de nuestros pueblos.
* Insistir en la necesidad de un marco jurídico claro en las relaciones Iglesia-Estado, respetuoso de la libertad religiosa para todos los credos, conforme a los derechos humanos reconocidos en los acuerdos internacionales.
* Alentar, desde la fe en Jesucristo vencedor de la muerte y del pecado, la esperanza de los mexicanos ante la lentitud de los cambios deseados, sin esperar todo del Gobierno, sino propiciando que todos seamos agentes de nuestro propio desarrollo.
* Dialogar con líderes de la sociedad y de diferentes confesiones religiosas, para colaborar juntos en la promoción de la justicia y de la paz.
* Seguir alentando el proceso de dignificación de los indígenas, anunciándoles el Evangelio en forma inculturada, luchando contra el racismo y animando el avance en la reforma constitucional sobre derechos y culturas indígenas.
(RZ) (Agencia Fides 21/11/2003 Líneas: 42 palabras: 507)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network