http://www.fides.org

America

2003-11-20

AMERICA/HONDURAS - PEQUEÑEZ, POBREZA Y MARTIRIO SON “LAS RIQUEZAS” DE LA MISIÓN AD GENTES EN AMÉRICA LATINA. UN COMENTARIO A FIDES DEL CARD. OSCAR RODRÍGUEZ MADARIAGA, RELATOR DEL CONGRESO MISIONERO AMERICANO

Tegucigalpa (Agencia Fides) – En la convocatoria del Segundo Congreso Misionero Americano (CAM 2) que se celebrará del 25 al 30 de noviembre en la Ciudad de Guatemala (Guatemala), se subraya que la misión en América Latina se caracteriza por tres aspectos fundamentales: la pequeñez, la pobreza y el martirio. Para muchos, por el contrario la misión viene asociada a la idea de grandes recursos humanos y financieros y el martirio de los misioneros es considerado casi como una derrota que se debe esconder. La Agencia Fides ha pedido a Su Em el Card. Oscar Rodríguez Madariaga, Arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) que será uno de los relatores del Congresos que ilustre el significado de esta dimensión cualificada de la misión: He aquí su comentario:

“Efectivamente, me parece que el Tema de la Misión desde la pequeñez, la pobreza y el martirio es un aspecto típico de la realidad de América Latina. La primera de las instrucciones que el Señor Jesús dio a sus apóstoles fue: "No temas, pequeño rebaño"(Lc 12,32).
La tarea evangelizadora es tan enorme. Solamente una cuarta parte de los habitantes de la tierra conoce al Señor Jesús. Y sin embargo el plan de Dios continúa desplegándose a lo largo de los siglos, sirviéndose de instrumentos humildes y sencillos como muchos de nosotros que no significamos mayor cosa ante los ojos de los poderosos y satisfechos de este mundo.
Nada mejor que la parábola del grano de mostaza para comprender esta enseñanza del Señor Jesús. Desde la pequeñez y la insignificancia, Dios puede hacer surgir y crecer la grandeza del Reino de Dios.
En segundo lugar, la misión desde la pobreza nos recuerda el primer envío que hizo el Señor Jesús de sus discípulos:"No llevéis bolsa ni calzado ni alforja..." (Lc 10,4). Dar desde nuestra pobreza, como nos decía la Conferencia de Puebla es ofrecer algo original e importante: el sentido de salvación y liberación, la riqueza de nuestra religiosidad popular, la experiencia de las Comunidades Eclesiales de Base, la floración de servicios, la esperanza y la alegría de la
Fe. Pobreza, despojo y desprendimiento son condiciones indispensables para la misión.
Y finalmente el Martirio, porque ya desde el Nuevo Testamento encontramos que la misión y el martirio son dos elementos inseparables. El primer testigo es el mismo Señor Jesucristo y luego los centenares de mártires de esta "viña joven" que es nuestro Continente. Baste mencionar a Mons. Romero, a Mons. Ramos, a Mons. Gerardi, a Mons. Duarte y al Cardenal Posadas Ocampo. Guatemala misma es tierra de mártires.
La misión de la Iglesia se ve fortalecida por esos titanes de la Fe. Solo una Iglesia inmersa en la Historia y abierta al Espíritu del Señor Resucitado se convierte en sujeto responsable de la misión. Partiendo de esta experiencia evangelizadora es que se puede asumir responsablemente
el compromiso de la misión Ad Gentes a ejemplo de las primeras comunidades cristianas.” (SL) (Agencia Fides 20/11/2003 Líneas: 41 Palabras: 509)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network