http://www.fides.org

Asia

2003-11-19

ASIA/COREA DEL SUR - PREOCUPACIÓN EN LA IGLESIA POR LOS EMIGRANTES IRREGULARES, FUERZA DE TRABAJO SIN DERECHOS Y FUERA DE TODA RED ASISTENCIAL DESTINADOS A LA REPATRIACIÓN

Seúl (Agencia Fides) - La Comisión para la Atención pastoral de los emigrantes e itinerantes, perteneciente a la Conferencia Episcopal de Corea, ha mostrado su preocupación por las condiciones de vida de los emigrantes clandestinos en Corea, con frecuencia al límite de la supervivencia y de la dignidad humana. La Comisión convocó el sábado 15 de noviembre, una reunión de los responsables diocesanos de la pastoral de la emigración para analizar la situación. Mons. Peter Kang U-il subrayó los problemas de los 130.000 emigrantes irregulares, que carecen de permiso de estancia, y que se ven obligados a esconderse de la policía por lo que están fuera de cualquier red asistencial. Se ha fijado otro encuentro para el 12 de diciembre, en colaboración con la Comisión episcopal que se ocupa de los problemas sociales y de trabajo.
Según los observadores, Seúl se encuentra al límite por una crisis económica que está afectando al sector industrial, sobre todo a las grandes empresas, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo para miles de trabajadores en el sector y que ha causado en los meses pasados numerosas huelgas y protestas de sindicatos. Por ello, los emigrantes sin un permiso de residencia definitivo en el país son considerados como un “limbo” pues pueden ser repatriados al caducar el permiso cuatrienal según las necesidades del mercado de trabajo.
En esta condiciones de extrema precariedad, recientemente dos emigrantes irregulares, de Bangladesh y Sri Lanka, desesperados ante la única alternativa de o irse voluntariamente o ser deportados a la fuerza, se suicidaron: un caso que ha hecho despertar a Corea y ha motivado la intervención de asociaciones para los derechos humanos y de las comunidades católicas.
Según los datos del Ministerio de Justicia coreano, los emigrantes destinados a la repatriación son 130.000. De ellos 80.000 tienen el permiso de estancia cuatrienal caducado que no ha sido renovado; 50.000 no han entrado en la nueva legislación sobre la emigración. Hasta el momento tan sólo 10.000 trabajadores emigrantes han abandonado el país, los otros continúan escondidos viviendo en la clandestinidad.
(PA) (Agencia Fides 19/11/2003 Líneas: 30 Palabras:366)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network