http://www.fides.org

Dossier

2007-07-07

Instrumentum mensis Iunii pro lectura Magisterii Summi Pontifici Benedicti XVI pro evangelizatione in terris missionum

El mes de junio ha sido rico en intervenciones particularmente significativas del Santo Padre Benedicto XVI sobre temas fundamentales para la vida de la Iglesia: de la homilía para la fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo a las palabras para la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, de la inauguración del Congreso anual de la Diócesis de Roma sobre el tema: “Jesús es el Señor. Educar a la fe, al seguimiento, al testimonio” a la publicación de la carta “a los Obispos, presbíteros, personas consagradas y fieles laicos de la Iglesia católica en la República Popular China”. Una carta intensa y amable, rica de contenidos y argumentos. Con ella Benedicto XVI ha querido dar voz “a los sentimientos que tengo hacia vosotros como Sucesor de Pedro y Pastor universal de la Iglesia”. “Sabéis bien - escribió el Pontífice - lo presentes que estáis en mi corazón y en mis oraciones cotidianas, y lo profunda que es la relación de comunión que nos une espiritualmente”. Por lo tanto el Santo Padre ha querido hacer llegar las expresiones de Su fraterna cercanía. “Intensa - ha escrito - es la alegría por vuestra fidelidad a Cristo Señor y a la Iglesia, fidelidad que habéis manifestado a veces también con graves sufrimientos, ya que Dios os ha dado la gracia de creer en Jesucristo y aun de padecer por él. No obstante, existe preocupación por algunos aspectos importantes de la vida eclesial en vuestro País”. Y asimismo: “Sin pretender tratar todos los detalles de problemas complejos bien conocidos por vosotros, quisiera con esta Carta ofrecer algunas orientaciones sobre la vida de la Iglesia y la obra de evangelización en China, para ayudaros a descubrir lo que el Señor y Maestro, Jesucristo, la clave, el centro y el fin de toda la historia humana, quiere de vosotros”.

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network