http://www.fides.org

Dossier

2007-05-19

Instrumentum mensis Aprilis pro lectura Magisterii Summi Pontifici Benedicti XVI, pro evangelizatione in terris missionum

El mes de abril se abrió con los ritos de la Semana Santa, iniciados con el Domingo de Ramos en el que se celebró también la Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano. El lunes siguiente, 2 de abril, se caracterizó por el recuerdo de Papa Juan Pablo II, con la conclusión del proceso diocesano de canonización y la Santa Misa de sufragio presidida por el Papa en plaza San Pedro. El Santo Padre Benedicto XVI presidió también las solemnes celebraciones del Triduo Pascual: el Jueves Santo la Santa Misa Crismal y la Santa Misa “en la cena del Señor”; el Viernes Santo la acción litúrgica “in Passione Domini” y el Vía Crucis en el Coliseo; el Sábado Santo la Vigilia en la Santa Noche de Pascua; el Domingo de Pascua la Santa Misa en el sagrato de la Basílica de San Pedro, el Mensaje Pascual y la bendición Urbi et Orbi desde la Logia central de la Basílica. Con ocasión del Mensaje Urbi et Orbi, el Papa recordó las heridas que aún causan hoy innumerables víctimas e ingentes daños materiales en todo el mundo. Entre éstas - dijo el Papa Benedicto XVI - “pienso en lo que ha ocurrido recientemente en Madagascar, en las Islas Salomón, en América latina y en otras Regiones del mundo”. Y añadió: “Pienso en el flagelo del hambre, en las enfermedades incurables, en el terrorismo y en los secuestros de personas, en los mil rostros de la violencia - a veces justificada en nombre de la religión -, en el desprecio de la vida y en la violación de los derechos humanos, en la explotación de la persona. Miro con aprensión las condiciones en que se encuentran tantas regiones de África…”. Luego las palabras del Papa recordaron las poblaciones de Timor del Este, Sri Lanka, Afganistán, todo el Medio Oriente, Irak “ensangrentado por continuas matanzas, mientras huyen las poblaciones civiles”. “En el Líbano - dijo el Santo Padre - el estancamiento de las instituciones políticas pone en peligro el papel que el País está llamado a desempeñar en el área de Medio Oriente e hipoteca gravemente su futuro”.
El II Domingo de Pascua, 15 de abril, el Papa Benedicto XVI celebró la Santa Misa en el sagrato de la Basílica Vaticana con ocasión de su 80º cumpleaños, que se celebraba el día siguiente. En la segunda mitad del mes de abril, el Santo Padre efectuó una visita pastoral a Vigevano y Pavía, las únicas diócesis lombardas que no habían sido visitadas por el Papa Juan Pablo II. En la basílica de San Pedro en Ciel d’Oro en pavía el Papa Benedicto XVI pudo rezar en la tumba de San Agustín.

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network